En vez de usar los datos de sus usuarios sin su consentimiento, algo que le generó más de un frente de conflicto, Facebook decidió ir más allá: presentó Viewpoints, una aplicación que le paga a las personas por participar en encuestas, tareas e investigaciones.

Para crear una cuenta en Viewpoints, el usuario debe proporcionar información como su nombre, dirección de correo electrónico, lugar de residencia, fecha de nacimiento y sexo.

A continuación, la aplicación lo invita a participar en diferentes programas, que pueden ser cuestionarios en línea o pruebas de productos. El primer programa propuesto es una “encuesta de bienestar” cuyo objetivo, según Facebook, es “diseñar mejores productos para limitar el impacto negativo de las redes sociales y mejorar sus beneficios”.

Una vez que se completa un programa, el usuario recibe puntos que pueden acumularse para recibir dinero, transferido a través de PayPal.

Criticado con frecuencia por usar los datos personales de sus miembros, Facebook aseguró que la información proporcionada a Viewpoints estará protegida.

“No venderemos la información recopilada en esta aplicación a terceros, no compartiremos públicamente tu actividad de Viewpoints en Facebook u otras cuentas vinculadas sin tu permiso, y tú puedes finalizar tu participación en cualquier momento”, aseguró el gerente de producto, Erez Naveh, en una publicación en el blog de la compañía.

Viewpoints está reservado a personas mayores de 18 años que viven en Estados Unidos y tienen una cuenta de Facebook. El grupo dijo que quiere lanzar la aplicación en otros países en 2020.

Los frentes de conflicto de Facebook

No son pocos los escándalos que rodean a la empresa creada por Mark Zuckerberg. Esta semana fue duramente criticado por Sacha Baron Cohen por permitir los mensajes de odio.

Además, un informe de Amnistía Internacional dijo que Facebook y Google son un peligro para los derechos humanos.

La compañía además busca implementar un nuevo sistema de pagos y transferencias, mientras mantiene en pausa el proyecto Libra, la criptomoneda que anunciaron pero que está siendo investigada por los gobiernos de varios países.

Como si el escándalo de Cambridge Analytica no fuera suficiente, a principios de noviembre se supo que la red social usó datos de los usuarios para recompensar a algunas empresas y perjudicar a otras.