Hace muchos años Morris Waxler, un exasesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, votó para aprobar la utilización de la cirugía refractiva LASIK, tiempo después, desde 2011 en adelante y ya retirado de la FDA, explica que fue un error haberla votado.

Para corregir defectos de graduación en la visión contamos con tres sistemas: anteojos, lentes de contacto o cirugía refractiva. Las tres opciones son justamente eso, opcionales para cada paciente, no son obligaciones. La tarea del oftalmólogo es informar sobre ellas y librar la elección a la persona que consulta.

En caso de no querer depender de otro elemento, se utiliza la cirugía, que lo que hace es modificar el estado refractivo del ojo mediante un láser, para que se pueda ver sin anteojos. Entre sus diferentes formas de aplicar el láser se encuentran la primera en desarrollarse, denominada PRK, como así también Lasik, Femto y Smile. El procedimiento es rápido y mínimamente invasivo.

Mucha gente nace con miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia, esta cirugía no quita estos inconvenientes, sino que modifica la curvatura corneal, “tallás ese defecto en la córnea como si fuera un lente de contacto, no te metés dentro de él, modificás la curvatura anterior”, explica a Con Bienestar el doctor Roberto Albertazzi (M.N. 54.836), médico oftalmólogo, presidente de la World Keratoconus Society y miembro fundador de la Sociedad Argentina de Cirugía Refractiva, Córnea y Cataratas.

Este procedimiento ocular es popular hace más de 20 años y se estima que 20 millones de estadounidenses lo utilizan para corregir la miopía y mejorar su visión a distancia, según informa CBS News. Pero al mismo tiempo comunica que varios pacientes afirman que les “arruinó la vida”.

De esos casos y de un análisis propio, es que Waxler se respalda para aseverar que deberían “absolutamente” retirarla del mercado. Además, el especialista estadounidense explica al medio: “Esencialmente ignoramos los datos sobre las distorsiones de la visión que persistieron durante años. Volví a examinar la documentación… y dije: ‘Wow, esto no es bueno'”.

Algo contradictorio si se tiene en cuenta que una encuesta de pacientes de la administración de la cual formaba parte indica que más del 95 por ciento de los pacientes estaban satisfechos con su visión después de la cirugía.

Asimismo, este sitio cuenta con varias historias de complicaciones graves. “Dolor ocular implacable, mareos y desprendimientos de retinas”, entre los descargos, como así también otros contundentes: “LASIK terminó con mi vida, este procedimiento debe detenerse”.

Pero no todo es tan trágico como lo demuestra el artículo y mismo Waxler. Consultamos con Albertazzi y sostiene los resultados del estudio de FDA, pero con experiencias en Argentina, sobre las consecuencias del procedimiento: “Hace más de 20 años que la hacemos y el nivel de complicaciones fue muy poco y sigue siendo muy poco”.

Y continúa en esa misma linea: “El asunto es que cuando operás cien mil, por ahí se complican tres, cuando operás dos millones, se te complican tres mil. Empiezan a crecer, se encontraron todos y empiezan a hacer asociaciones de pacientes afectados por la cirugía LASIK”.

Además, el especialista Albertazzi recalca que “nadie obliga” a operarse por LASIK, que es una decisión propia. Y en caso tomarla como opción, afirma: “No hay ninguna cirugía que presente 100 por ciento de sin complicaciones. Algunas se pueden complicar, pero los índices son realmente muy muy bajos. Se han operado millones de pacientes a lo largo de estos años, por supuesto que pueden encontrar 30 mil personas que están complicadas, obviamente, porque son millones”.

El médico oftalmólogo explica que no quiere que se le complique ningún paciente en su vida, pero que puede pasar y que están capacitados para salir de la complicación, o manejarla. En cuanto a los inconvenientes, por un lado, pueden ser frecuentes, “fácilmente mejorables” y pueden representar un tres o cuatro por ciento; y por otro lado, las infrecuentes o “catastróficas”, que equivalen al 0,1 por ciento.

Los oftalmólogos también se operan con estas técnicas

“Los oculistas no solo se operan sino que lo hacen en una proporción cinco veces superior a la media de la población general”, concluyeron en la última Reunión científica dedicada a la cirugía facorrefractiva que se celebra todos los años en la ciudad de Elche (España). La estadística se refleja en el estudio publicado de la ASCRS (en español Sociedad Americana de Cirujanos de Cataratas y Refractiva).