El gobierno de Brasil creó una dependencia de acción global para darle más peso político y autonomía financiera a la promoción del turismo, anunció este jueves Gilson Machado Neto, presidente del Ente Brasileño de Turismo (Embratur).

El decreto presidencial publicado este miércoles transformó a Embratur en la Agencia Brasileña de Promoción del Turismo Internacional, que tendrá más jerarquía, autonomía operativa, mayor presupuesto y la posibilidad de cerrar alianzas con el sector privado.

El objetivo del cambio es mejorar la imagen del país en el extranjero y alcanzar el número de 12 millones de visitantes extranjeros para 2022, el doble de los que convocan en la actualidad.

Argentina es el país que más turistas envía cada año a Brasil, unos 2,6 millones de visitantes, cerca de 40% del total.

“Esperamos hacer del turismo un importante protagonista de la recuperación de la economía brasileña y que esta medida se traduzca en más empleos e ingresos para la población y el país”, explicó Machado.

La nueva entidad estará dotada de un presupuesto más amplio que el actual, que ronda los 12 millones de dólares, frente a los 80 millones que destina Argentina, 110 millones de Colombia y 490 millones de México, para la promoción turística.

El organismo dependerá del Ministerio de Turismo, pero tendrá fuentes de financiación más diversas, no sólo del presupuesto federal.

“En el formato de agencia será posible celebrar acuerdos y promover acciones integradas con otras agencias gubernamentales e iniciativas privadas “, explicó el presidente de Embratur.

Brasil ocupa el puesto 32 en competitividad y el 101 en industria del turismo y viajes, según el Foro Económico Global.

Los cerca de 6,5 millones de turistas que Brasil reciben por año aportaron a la economía del país unos 5.900 millones de dólares en 2018, según datos del Ministerio de Turismo.