Así en Nación como en Provincia

A poco más de una semana para la asunción de las nuevas autoridades nacionales y provinciales, los timoneros que manejarán los gabinetes todavía no están confirmados. Sí está ratificado que Alberto Fernández presentará a los ministros que lo acompañarán durante su gestión este viernes, a las 18 horas en el Hotel Madero, mientras que Omar Perotti, hará lo propio, días después, el lunes 9, cuando ya esté confirmada la nómina a nivel nacional.

La danza de los nombres, a nivel provincial, comenzó hace tiempo, y si bien hay algunos definidos, todavía permanece latente la incertidumbre. En rigor, la dilatación en la designación de los funcionarios fue una de las grandes críticas en tiempo de transición, donde la ausencia de interlocutores provocó el malestar de la gestión saliente.

A nivel nacional la situación fue, en principio, otra, ya que la transición comenzó más calmada de lo que se preveía, mientras que el tiempo en el traspaso de mandos fue sustancialmente menor que en el de la provincia de Santa Fe, lo que evitó rispideces difíciles de sortear.

Lo cierto es que las indefiniciones y los rumores en los nombres que ocuparán tanto los gabinetes nacionales como provinciales, han impacientado a unos y preocupado a otros, al tiempo que se ha estirado todo lo posible el plazo de presentaciones.

Comparativamente, el armado de los gabinetes demuestra una diferencia sustancial, los nombres que han trascendido para ocupar los puestos principales en el gobierno de Perotti provienen, en su gran mayoría, del ámbito económico. En el diagrama vertical, se vislumbra que el próximo gobernador de la provincia de Santa Fe, incluyó más nombres provenientes del ámbito de las finanzas que de la política.

La situación no es menor, ya que nuestra historia ha sabido de tecnócratas apoteósicos que flaquearon en sus pronósticos y erraron en sus especulaciones, por lo que ya deberíamos comprender que mientras la política decide, la economía acomoda.

A pocos días de importantes definiciones, finalmente, las nomenclaturas se convertirán en hacedores.