El dato se desprende de un estudio realizado por la Fundación Banco Municipal en conjunto con la administración de la terminal.

Los 850 mil pasajeros que pasaron por el Aeropuerto Internacional de Rosario (AIR) el año pasado fueron el pico de una época que marcó a la terminal local como la de mayor crecimiento en el período 2014-2018. El número se da luego de un estudio realizado en conjunto por la aeroestación y la Fundación Banco Municipal que, además, contempló la posibilidad de captación del aeropuerto y los perfiles socioeconómicos de quienes pasaron por allí.

Una de las misiones de la Fundación Banco Municipal es, en palabras de su directora de investigación, Ana Inés Navarro, “buscar el análisis y la discusión de temas que sean, desde el punto de vista económico, fundamentalmente, claves para mejorar la productividad, la economía y el bienestar general de los ciudadanos, tratando de dar una visión más global y actual. Sobre todo, en Rosario, que es una ciudad tan abierta al comercio internacional”.

Del estudio se desprende el camino que recorrió el aeropuerto desde que comenzó el siglo. Así, se identificaron tres etapas que contemplan caídas, estancamientos y un repunte, en los últimos años, que ubicó a la terminal local como la de mayor crecimiento en el país.

“Hubo tres claras etapas: una caída estrepitosa entre 2001 y 2006, donde se pasó de 233 mil pasajeros al año a 133 mil; entre 2007 y 2013 se osciló un poco y se terminó con un estancamiento en 130 mil pasajeros porque, prácticamente, el aeropuerto no existió por la reparación de la pista; desde ahí a 2018, se pasó de 130 mil a 850 mil pasajeros por año”, cuantificó Navarro.

A ello, agregó: “Es el aeropuerto que más creció en Argentina. A pesar de que la medición estándar es baja” (ver aparte).

A principios de año, desde el Aeropuerto Internacional de Rosario y la Fundación se encaró un proyecto de investigación para identificar diversas cuestiones que apuntaran al crecimiento de la aeroestación.

En primera medida se estudió el área en la que el aeropuerto tiene incidencia como zona de captura de pasajeros: “Puntualmente, el interés reside en tener una buena estimación de cuál es la zona de captación de pasajeros del aeropuerto”.

“Otra cuestión que desde el aeropuerto se quería analizar fue el perfil socioeconómico de los pasajeros, porque es un instrumento valioso para mostrar la conveniencia y las ventajas del propio aeropuerto”, agregó.

La primera parte del estudio da cuenta de las distintas metodologías que se usaron, según contó Navarro: “Medimos anillos de 50, 100 y 200 kilómetros (de distancia con Rosario) para calcular cuánta gente había, algo que dio una estimación de 5 millones de personas”.

“Luego, buscamos conocer cuánto tiempo le lleva a la gente llegar al aeropuerto y, para eso, calculamos la distancia y el tiempo que va configurando esa área de influencia del aeropuerto. Es ahí donde entra la competencia con el aeropuerto de Córdoba, por un lado, y con Aeroparque y el aeropuerto de Ezeiza, por otro”, sumó Navarro.

Tras ese paso, el equipo de investigación realizó un relevamiento durante tres semanas en la sala de espera de la terminal para conocer perfiles socioeconómicos. De la encuesta participaron alrededor de 2 mil pasajeros.

Entre una buena variedad de datos, la directora de investigación destacó: “Hay alrededor de un 29 por ciento de personas que trabajan por su propia cuenta. Es un porcentaje bastante más alto de lo que hay en Rosario”.

“Esto da una pauta, sumado a las low cost, de que hay una gran ventaja en la mayor y rápida comunicación aérea para cuando tenés un emprendimiento por tu propia cuenta”, añadió.

Estos trabajos son la primera parte del estudio “Demanda de servicios aéreos del Aeropuerto Internacional Rosario”. Ahora, según explicó Navarro, restan realizar análisis sobre el impacto económico del aeropuerto en torno a la ciudad y el modelo de negocios aeroportuarios y los nuevos medios de aeronavegación.

“Analizaremos la creación de valor económico del aeropuerto sobre la ciudad y cómo es el modelo de negocios, donde hay creación y apropiación de valor en el aeropuerto”, concluyó.

Bajo promedio

La cantidad de pasajeros que pasaron por el Aeropuerto Internacional de Rosario (AIR) “se multiplicó por seis”, indicó la directora de investigación de la Fundación Banco Municipal, Ana Inés Navarro, en referencia al período 2014-2018. Si bien el dato muestra un marcado ascenso, aún sigue retrasado en un país que también tiene un bajo promedio de vuelos anuales por persona. “Hacemos una medición para calcular la cantidad de vuelos que se hacen dividida la cantidad de población”, explicó Navarro. Así, la directora indicó que Argentina tiene un promedio de 0,67 vuelo por persona por año, mientras que en Chile la cifra es de 1,1 y en Uruguay, de 1,3. Por su parte, en Rosario es más baja aún, ya que es alrededor de 0,30.