Todos los futbolistas cobraron los sueldos de octubre y algunos noviembre, por lo que la situación del plantel, que amenazaba con no entrenarse, quedó descomprimida.

Los dirigentes de Independiente hicieron efectivo este martes el pago de la deuda que mantenía el club con sus jugadores, que amenazaban con ir al paro. Los depósitos completaron todos los saldos correspondientes al mes de octubre, mientras que algunos futbolistas también cobraron noviembre.

Este desembolso le permite al Rojo considerarse “al día” ante la AFA, que también podría haber barajado quitarle un punto por inclumplimiento institucional en base al reglamento de Superliga.

Así, el plantel conducido por Fernando Berón quedó en condiciones de enfocarse en el encuentro del viernes frente a Newell’s, el postergado de la segunda fecha de la Superliga con el que despedirá el año en Avellaneda.