La titular del FMI Kristalina Georgieva y Alberto Fernández.
La renegociación de estos vencimientos será una de las primeras acciones que llevará adelante.

 


El alto nivel de endeudamiento y la situación de las cuentas públicas serán algunos de los principales problemas que heredará el gobierno de Alberto Fernández. Así sostuvo ayer una informe de la consultora Ecolatina.

Leer más: Anses: aumentos a sectores de bajos ingresos, recuperar el FGS y dinamizar la economía

“El macrismo legará una deuda pública relevante en moneda extranjera elevada y una capacidad de pago acotada. Para peor, una parte importante de estos pasivos vence en el corto plazo —US$ 26.000 millones en la primera mitad del 2020. Prácticamente duplicando a las reservas netas actuales—”, advirtió Ecolatina.

Renegociación

“Por lo tanto, la renegociación de estos vencimientos será una de las primeras acciones que deberá llevar adelante el equipo económico de Alberto Fernández. Tan relevante como inmediata”, agregó el informe.

Para Ecolatina, “esta renegociación limitará los grados de libertad en materia de política económica” del nuevo gobierno. Esto debido a que “la situación fiscal primaria -que pasó de un rojo de 4 por ciento del PBI en 2015 a la zona de 0,5 por ciento en 2019 en un período donde cayó la actividad económica y se relajó la presión tributaria- deberá seguir corrigiéndose”,

“Por lo tanto, si bien la situación de las cuentas públicas es mejor que la recibida (por Mauricio Macri en diciembre de 2015), lo cierto es que las políticas posibles en este frente continúan siendo limitadas. Los acreedores obligan a llevar adelante un sendero fiscal austero, limitando el set de políticas viables”, agregó la consultora.

Leer más: Navidad más cara: este año, armar el arbolito cuesta un 40% más

Según Ecolatina, si bien el déficit externo dejó de ser un problema debido a que el saldo de la cuenta de bienes y servicios es superavitaria, en un contexto de demanda deprimida y dólar caro, la existencia de fuertes compromisos de pagos externos y casi nulo financiamiento, determinan que “la cuenta capital arrojará un déficit significativo”.