Fue en un acto realizado este martes a las 13, en el despacho del ministro de seguridad, Maximiliano Pullaro. Distinguieron a siete directores generales que ascendieron y llegaron a la última jerarquía policial.

La ceremonia fue presidida por el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, junto al jefe de la Policía de Santa Fe, Marcelo Reinaldo Villanúa y al subjefe, Carlos Pross.

En el acto le fue entregado una réplica del sable del Brigadier General Estanislao López, el Patriarca de la Federación y quien gobernara la provincia de Santa Fe entre 1818 y 1838. Es una práctica de entrega de sables a quienes alcanzan la última jerarquía de oficiales, ahora director general, antes comisario general, hasta 1971, y que fue reinstaurada a partir del 2015 cuando fue gobernador Antonio Bonfatti, el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, y jefe de Policía, el director general Omar Odriozola.

Sables del Brigadier López

Los 7 directores generales a los que les fue entregado el sable, réplica del usado por el Brigadier General López, fueron; el director general Ricardo Motta; el director provincial de la Policía de Investigaciones (P.D.I), Marcelo Albornoz; el titular de la Unidad Regional “II”, Marcelo Gómez; el Jefe de la Unidad Regional “VIII”, Lino Segretín y la directora de Relaciones Policiales de la provincia, Claudia Baella.