Mariano Ferrasini, directivo de Fisfe, se mostró esperanzado tras el discurso de asunción de Alberto Fernández, pero advirtió que “se vive una realidad muy difícil que no se podrá revertir en el corto plazo”.

 


Mariano Ferrasini, directivo de la Federación de Industriales de Santa Fe (Fisfe), aseguró que ese sector “vive con mucha esperanzas” el comienzo de la presidencia de Alberto Fernández, ya que en los últimos cuatro años lo que imperó en el país “no fue un proyecto industrial sino especulativo”.

Sin embargo, aclaró que hoy “se vive una realidad muy difícil que no se podrá revertir en el corto plazo”.

Ferrasini opinó de esa forma al hacer una valoración del discurso que pronunció Fernández ante la Asamblea Legislativa en el que se comprometió a impulsar un modelo de producción que beneficie a las pequeñas y medianas empresas.

Leer más: Gobierno descartó un desdoblamiento cambiario y prepara “ataque” al cepo hard

Expresó: “Cuando escuchamos un discurso así vemos que es una etapa diferente de la que vivimos en los últimos cuatro años, donde el proyecto no fue industrial sino especulativo. Vivimos con mucha esperanza, pero vemos una realidad muy difícil que no se podrá revertir en el corto plazo. Veremos de qué forma podemos acompañar las medidas que se tomen para el sector productivo“.

“Hay que llegar a consensos suficientes para implementar un proyecto industrialista, de desarrollo. Hay varios puntos que mencionó ayer Fernández en ese sentido. El Consejo Económico y Social, volver a los problemas de primer empleos, reactivar la obra pública. Todo eso sumado a un discurso de más federalismo para volver a realzar las economías regionales. Y lo principal es volver a tener un mercado interno. Todo esto es imposible sin consumidores”, remarcó Ferrasini.

El industrial destacó que las medidas que se anunciaron pueden tener un resultado positivo “siempre y cuando se pueda reactivar el consumo”.

Leer más: Fin del misterio: revelan plan de reestructuración de deuda

Ferrasini dijo que “sin lugar a dudas para fomentar todos estas medidas hay que bajar el costo de financiamiento. En la provincia perdimos 377 empresas con 6.800 puestos de trabajo en los últimos cuatro años. Son empresas que venían endeudadas en el sistema financiero que no soportaron las tasas de quiebre que tuvimos por dos años. Es fundamental bajar la tasa de interés para recuperar a las empresas que están mal”.

“Además, el crédito es fundamental para recuperar bienes de capital. Este no es un problema del sector pyme, es generalizado. El sector alimentación es uno de los más afectados, y eso no ocurría desde el 2001”, finalizó.