El titular de la entidad ruralista, Tomás Layús, aseguró que, aunque el sector tiene mucha bronca, acatará la medida. “El incremento de las retenciones va a generar pobreza, el dinero ser ira para otro lado”, aseguró.

 


El presidente de la Sociedad Rural de Rosario, Tomás Layús, expresó la preocupación del sector agropecuario ante el aumento de las retenciones a los principales cultivos que dispuso el gobierno nacional y, en ese sentido, aclaró que, si bien en el campo “hay bronca”, se decidió “acatar esta medida y no tomar ninguna acción directa”.

El incremento de las retenciones va a generar pobreza”, aseguró el dirigente agropecuario, y añadió: “Todo ese dinero irá para otro lado. Con esto pierde todo el interior del país, porque cuando el productor tiene un sobrante lo invierte en su región, ahora una parte importante de ese dinero se irá en impuestos. La cuenta final será una menor producción”.

“Vamos a retroceder en el tiempo, a la época en que la soja era el único cultivo rentable del país”

Layús admitió que el aumento de las retenciones fue recibido con “bronca” por el sector. “Sabíamos que algo se iba a venir, que estaban tramando una medida como esta, pero la verdad es cae en un mal momento. Lamentablemente ya está y ahora habrá que seguir para adelante”, dijo.

“Es una pena que siempre tengamos que hablar de lo mismo, aumento de impuestos; cuando tenemos que ver cómo producir más”, enfatizó Layús, y añadió: “El 45 por ciento de las divisas que genera el país son producto de la producción agrícola; y si le sumamos la carne y economías regionales, llegamos al 60 por ciento”.

Proyecto para el agro 

“Hay que expandir la producción agrícola y ganadera; pero esto conspira contra la confianza del productor, la inversión y el trabajo”, enfatizó el dirigente ruralista, y, con respecto a la medida del gobierno nacional, señaló: “La soja, que tenía un 25 por ciento, la llevaron al 30 por ciento. Readecuación o cómo la llamen, las retenciones aumentaron”.

Asimismo, explicó que el incremento en la imposición al campo “donde más pega es en el trigo y el maíz, que vieron duplicadas las retenciones”, y se quejó: “Vamos a retroceder en el tiempo, a la época en que la soja era el único cultivo rentable en el país. Eso provocó un deterioro de los suelos. Queremos pensar una Argentina más diversificada, con una paleta de productos de exportación mayor”.