Arteaga: Glifosato, 2,4 D y Endosulfán, un cóctel mortal

Un informe científico realizado por investigadores argentinos alertó una crítica situación ambiental que se vive en los campos de las provincias agroganaderas, entre ellas Santa Fe.

Los efectos nocivos del glifosato se potencian cuando entran en contacto con el arsénico, un químico que está presente en gran parte de nuestro territorio.

Un informe científico realizado por investigadores argentinos alertó una crítica situación ambiental que se vive en los campos de las provincias agroganaderas, entre ellas Santa Fe. Se confirmó que el glifosato cuando entra en contacto con el arsénico tienen un efecto sinérgico, potencian su toxicidad, y producen consecuencias muy graves. “Estamos ante un verdadero problema ambiental de salud pública”, alertó el informe publicado en la revista científica Eliyon.

Pese a lo alarmante de algunos estudios científicos, muchas prácticas dañinas tanto para el medio ambiente como para la salud de los hombres y las mujeres siguen aún vigentes en muchos establecimientos rurales. Es más, algunas carecen casi de total regulación y control. Un caso emblemático es el uso de los llamados “agroquímicos”, entre ellos el herbicida estrella del modelo de agronegocio: el glifosato.