Así lo señaló el fiscal regional Dr. Rubén Martínez al conocer la condena del cura Néstor Monzón, acusado de violar a dos niños.

 

“Nosotros no miramos la cara del imputado, no nos importa quién es el imputado, se terminó la impunidad, se terminó la joda, es la única forma de darle sustento a la democracia”, expresó el jefe de los fiscales de la Región Reconquista, Rubén Martínez, luego que un tribunal condenó al sacerdote de Reconquista Néstor Monzón, a la pena de 16 años de prisión por abusos sexuales.

Sostiene que desde que rige el nuevo sistema penal en la provincia los cambios son evidentes, y dejó claro que su mensaje alcanza a todos quienes se creen que pueden estar fuera de la ley.