El Presidente de la Nación dijo que no se trata de “un ajuste sino de una iniciativa que busca mayores aportes de quienes “tienen privilegios” para beneficiar a los que “menos tienen”.

 

De este modo, Fernández buscó despegar la ley de la palabra “ajuste”.

Explicó que “los que tienen privilegios, como el que distribuye luz y gas, no apliquen aumentos hasta el mitad del año próximo. No es un ajuste ya que se pide a los que más tienen en bienes personales que aporten más. A los que más producen y exportan, un aporte mayor. Y todo eso para quienes menos tienen”.

El presidente puso énfasis en el aumento que brindó a los jubilados: “Dimos un adicional de diez mil pesos entre diciembre y enero y en marzo habrá un nuevo incremento”.

Por último dijo que en las fiestas de fin de año brindará por una Argentina en la que “los empresarios inviertan y ganan y los especuladores vayan perdiendo espacio”.