Luego del casamiento con Roberto García Moritán y la luna de miel en París, todo parecía estar en calma y con felicidad en la vida de Carolina “Pampita” Ardohain. Sin embargo, los últimos días revirtieron esta suerte y le dejaron el último tramo del año patas para arriba luego de trascender la inesperada denuncia de su ex niñera, Viviana Benítez, por maltrato psicológico, entre otras cuestiones.

Tras el ping pong en los canales de televisión, entre cruces de chats, pruebas, llantos y videos filtrados, la ex niñera de los hijos de la modelo arremetió contra Ardohain y en esta oportunidad decidió borrar todas las fotos que tenía con ella y su familia. Recordemos que, Benítez, fue niñera de Beltrán, Bautista y Benicio, frutos de la relación que Pampita tuvo con Benjamín Vicuña, desde el 2014. La empleada de la modelo, se asentó con ellos desde ese año en su casa de Barrio Parque y cuidaba de los pequeños, aunque según denunció, la tenía “multifunción” dado que realizaba compras en la verdulería, pagaba el alquiler, cocinaba, limpiaba, entre otras tareas.

Sucede que, el escándalo judicial que se mediatizó está lejos de mermar y por el contrario, crece un poco más con el correr de las horas. Famosos, colegas y amigos de la jurado saltaron a defenderla contra todo pronóstico y mientras Pampita salió a hablar quebrada, difundió chats, dio pruebas y se quebró en llanto por la “traición y el dolor que siente” respecto a haber perdido a su empleada que, en sus palabras, era tratada “como una amiga” y que además fue elegida como dama de honor en su casamiento en el Palacio San Souci.

En paralelo, Benítez no se movilizó con las lágrimas de su ex empleadora, continúa asesorada por su abogado con la intención de ir hasta el fondo en la justicia por “hostigamiento laboral” y ahora remató borrando todo archivo que exponga la relación que tenía con Pampita. El escándalo sigue escalando. Veremos que sucede.