El interbloque de Diputados de Juntos por el Cambio se reunió este jueves en plenario y decidió por unanimidad no acompañar “una ley que significa anular el Congreso Nacional delegando todas sus funciones constitucionales en el Poder Ejecutivo”.

 

En ese encuentro definieron que tampoco darán quorum en la sesión convocada para el jueves, en la que el oficialismo buscaba darle media sanción al proyecto de Solidaridad y Reactivación Productiva.

“A poco más de un mes de las elecciones del 27 de octubre en la que más de un 40% del electorado nos eligió para defender los valores republicanos que se conjugan en Juntos por el Cambio, no podemos traicionar a la ciudadanía delegando el mandato popular que hemos recibido en el Gobierno”, indicó en un comunicado el principal bloque opositor.

Los legisladores de la UCR, el PRO y la Coalición Cívica se reunieron en el Congreso luego de que el Gobierno enviara este martes el proyecto a la Cámara de Diputados.

La ley de Solidaridad y Reactivación Productiva que envió el Gobierno al Congreso despertó el enojo de la oposición, que consideró que, en el artículo 85, se habilita al Ejecutivo para tener lo que ellos tildaron de “superpoderes” y de “delegación de facultades legislativas”. Mientras tanto, en Casa Rosada, trabajan para que la iniciativa tenga un debate veloz en el Senado.

Por su parte, el presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, fue muy duro al referirse a los superpoderes. “Detrás de un título grandilocuente se esconde la declaración de la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social que conlleva una delegación de facultades del Congreso al Ejecutivo que supera ampliamente a la que se dispuso en la ley de Emergencia de 2002”, expresó Negri en un comunicado.