Un grupo religioso de extrema derecha en Brasil se adjudicó la responsabilidad de un ataque con bombas molotov en la víspera de Navidad en la sede de la productora de Porta dos Fundos, que produjo un especial de Netflix que representa a Jesús como gay. Este jueves, a través del hashtag #CanceloNetflix, usuarios mostraron con capturas de pantalla cómo dieron de baja sus suscripciones.

Dos artefactos fueron lanzados en la madrugada del martes contra la fachada de las oficinas de la productora brasileña de videos cómicos, según informaron sus asesores en un comunicado. El impacto de los cócteles molotov desató un fuego que causó daños materiales en la entrada y la recepción del edificio, y que fue extinto por un agente de seguridad privado que estaba de guardia.

Porta dos Fundos, un exitoso colectivo de humor creado por cinco amigos, informó que entregó las imágenes de las cámaras de seguridad de las que dispone a las autoridades de Río de Janeiro. Asimismo, condenó “cualquier acto de odio y violencia” y espera que los responsables “sean encontrados y castigados”, al tiempo que reafirmó su disposición a continuar trabajando “más unido, más fuerte y más inspirado por la libertad de expresión”.

En las últimas horas, un grupo denominado “Comando de Insurgencia Popular Nacionalista de la Familia Integralista Brasilera” reivindicaron el ataque, que llamaron “acción directa revolucionaria”, en un video donde se ve a tres hombres con el rostro tapado frente a una bandera con el símbolo del integralismo brasileño, movimiento político de extrema derecha creado en 1932, inspirado en el fascismo europeo. También había una bandera imperial del país, el símbolo nacional de la antigua monarquía de Brasil, que no se usa desde el siglo XIX.

El comunicado, leído con una voz alterada, critica la comedia como una “actitud blasfema, burguesa y antipatriótica” perpetrada por marxistas izquierdistas que buscan debilitar y dividir al país y critica a Netflix por emitir el especial.

El programa especial de navidad de este año titulado “La primera tentación de Cristo” y disponible en la plataforma Netflix, ha generado una intensa controversia en Brasil, tras las quejas de líderes evangélicos que exigen su prohibición. La sátira de 46 minutos, retrata a Jesús llevando a su novio Orlando, a quien conoció en el desierto, a conocer a la familia, a la vez que retrata un triángulo amoroso entre Dios, María y José.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, llegó a calificar la película de “basura” y a sus creadores de “personas que no representan a la sociedad brasileña”.

Algunos colectivos cristianos también han expresado su disconformidad en las últimas semanas a través de las redes sociales contra lo que consideran una ofensa.

El Congreso también ha reaccionado después de que una comisión de la Cámara de Diputados decidió convocar a los representantes de Netflix en el país suramericano para que ofrezcan explicaciones sobre la obra, aunque aún no hay fecha para tal comparecencia.

Porta dos Fundos fue galardonado el mes pasado con el premio a la mejor comedia en la 47 edición de los Emmy Internacional, por su programa especial de Navidad del año pasado, en el que la historia versa sobre doce apóstoles afectados por una noche de alcohol en busca de Jesucristo.

Alrededor de 2 millones de personas firmaron una petición que demanda que Netflix retire la comedia de Navidad del grupo, que ya había protagonizado polémicas por otros abordajes satíricos sobre asuntos religiosos.

Días atrás, a través de los hashtags #Chauflix y #ChauNetflix, muchos usuarios se hicieron sentir en las redes sociales, y especialmente en Twitter, advirtiendo e invitando a otros suscriptores de la plataforma de streaming a dar de baja su membresía por “ofender sus creencias”.

Este jueves, cientos de usuarios mostraron a través de #CanceloNetflix cómo llevaban a cabo la cancelación de sus cuentas.