Con 134 votos a favor y 110 en contra, el Gobierno logró que la Cámara Baja aprobara su proyecto de emergencia económica.

 

Bajo el lema de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, el Gobierno logró aprobar el megapaquete de las nueve emergencias, de las que se hará cargo el Poder Ejecutivo: económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social. Minutos antes de las 6:30 de la mañana, con 134 votos a favor, 110 negativos y sin abstenciones, el oficialismo logró la media sanción de la iniciativa en general.

Desde el Frente de Todos resaltaron la magnitud del proyecto, que abarca tanto el contexto interno de “tierra arrasada” como el externo con los compromisos de deuda que afronta el Estado. Según remarcaron, el nuevo esquema implica que las clases más pudientes y medias respalden a los sectores más vulnerables.

El proyecto establece la creación de un impuesto a la compra de dólares para turismo o atesoramiento, aumento de alícuotas del impuesto a los bienes personales, moratoria para las pymes, congelamiento y revisión de las tarifas, suba en las retenciones y la suspensión de la movilidad jubilatoria

Luego  15 horas y media de sesión, se anunciaron cambios en la iniciativa en lo referente a retenciones, el impuesto al dólar y aportes de prepagas. El punto ligado al aumento de retenciones fue el más problemático y consumió largas horas de negociaciones. El proyecto eleva a 33% el tope para la alícuota de derechos de exportación de la soja, un 15% para el maíz y un 5% para las economías regionales que defina el Ejecutivo.

En esa línea, la bancada oficialista incorporó al texto la creación de un Fondo Solidario de competitividad agroindustrial “para estimular la actividad de pequeños productores y cooperativas a través de créditos para la producción, innovación, agregado de valor y costos logísticos”, que será administrado por el Ministerio de Agricultura, que conduce Luis Basterra.

A las 14 horas, los Senadores de la Nación comenzarán el tratamiento del proyecto donde se espera que se de su sanción definitiva.