En varias oportunidades el Papa dividió las opiniones por el destino de sus obsequios religiosos.

La decisión del papa Francisco despertó una nueva controversia en torno de su figura. Esta vez envió rosarios a cincuenta militares detenidos en Argentina por delitos de lesa humanidad.

Además de los obsequios, Francisco pidió aclarar la situación de aquellos miembros de la Fuerza que se encuentran detenidos preventivamente sin condena formal. 

La medida del Sumo Pontífice se conoció a través del obispo castrense Santiago Olivera. “El Papa me ha entregado rosarios, para que sean enviados a los militares que están presos en la cárcel, también para los están en sus casas de detenidos, para que sigan rezando”, dijo el prelado.

Leer también: El Papa Francisco se disculpó por agredir a una mujer

Olivera participó días atrás de un encuentro con Francisco. El mismo tuvo lugar en la Biblioteca Privada de Palacio Apostólico y se extendió durante unos cuarenta y cinco minutos. “Pudimos conversar sobre la realidad del trabajo pastoral, la verdad que me alentó mucho, hablamos además, sobre la situación de muchos de mis fieles”, destacó.

“El Papa me ha entregado rosarios, para que sean enviados a los militares que están presos en la cárcel, también para los están en sus casas de detenidos, para que sigan rezando”.

En tanto, el obispo castrense adelantó que pedirá una reunión con el presidente Alberto Fernández. El motivo es transmitirle el mensaje del Papa y el “deseo de trabajar juntos por el encuentro de los argentinos y por la fraternidad”.