Las palometas son una especie muy agresiva.

Debido a la bajante del río y a las altas temperaturas hay una mayor población de estos peces en los ríos. Los pescadores definen la situación como “una invasión”. 

La presencia de palometas afectó a los trabajadores. No solo resultaron heridos sino que destruyeron sus redes. Actualmente, estos insumos cruciales para la actividad, se venden a precio dólar y resulta muy difícil reponerlos.

Esta situación, sumada a la crisis del sector, llevó a una reunión de pescadores con el ministro de Producción Daniel Costamagna. Los representantes del sector pidieron que se les incluya en la emergencia pesquera. 

Leer también: Autoridades provinciales recibieron a pescadores santafesinos

El funcionario se comprometió a brindar ayuda. “La principal política para el sector será trabajar en su formalización”, afirmó Costamagna y amplió: “La organización cooperativa puede ser una herramienta valiosa para tal fin. Tenemos la idea de hacer un esquema de inclusión y organización de los pescadores, para que su trabajo no quede solo en la pesca sino que encuentren esquemas de comercialización y, por qué no, de frío, a los fines de darle valor a la actividad que desarrollan”.

Por su parte, Jesús Pérez, presidente de la Asociación Civil de Pescadores Alto Verde de Santa Fe Capital contó que en la reunión plantearon tres puntos: “precio de pescado, el agregado de valor y la emergencia social alimentaria que atraviesan muchos trabajadores del río”.