Durante la madrugada del último sábado, en Villa GesellFernando Báez Sosa, un joven de 19 años que estaba de vacaciones y disfrutaba de la noche con sus amigos, fue asesinado a patadas por una patota de rugbiers.

Fue atacado por un grupo de once personas a la salida del boliche Le Brique, en avenida 3 y calle 102. En un video, se pudo observar cómo la víctima fue tomada por sorpresa y golpeada con total brutalidad hasta asesinarla. En las últimas horas, los detenidos se negaron a declarar, mientras la investigación avanza.

La autopsia reveló que Fernando murió por un shock neurogénico, producto de un fuerte golpe que recibió en la cabeza. El grave traumatismo de cráneo le provocó sangrado interno y la muerte casi inmediata. También presentó una lesión y fractura de la mandíbula.

Qué es el shock neurogénico

“Una parte del sistema nervioso central se llama tronco encefálico y es la que domina las funciones involuntarias (respiración, presión arterial, temperatura corporal, sudoración, ritmo cardíaco). Un traumatismo de cráneo o golpe en la cabeza puede generar un daño cerebral que directa o indirectamente lesione al tallo cerebral y, en consecuencia, todas sus funciones podrían fallar al instante”, explicó al medio online Con Bienestar Roberto Rey, médico neurólogo (M.N. 65626), profesor de la Universidad de Buenos Aires y jefe del área de neurología del Sanatorio Finochietto.

El doctor señaló que, ante un daño similar a este, un paciente puede entrar en shock y morir rápidamente debido a la gravedad de las heridas ocasionadas. “El denominado shock neurogénico se produce por una lesión (traumatismos, coágulos, hematomas) dentro del cerebro. Si el tronco encefálico se daña, puede ser fatal”, agregó.

En la tarde de este domingo, familiares y amigos de Fernando lo velaron en Caballito y, por la tarde de este lunes, le dieron el último adiós en el cementerio de la Chacarita.