Este martes, efectivos de la Policía de Seguridad Vial que realizaban controles en la ruta 70, secuestraron más de dos toneladas de carne de cerdo que no era apta para el consumo. El operativo fue a la altura de la ciudad de Esperanza.

El conductor del camión no contaba con la documentación correspondiente para circular. Además, los efectivos constataron que tampoco tenía la habilitación necesaria de ASSAL para la carga que transportaba.

Leer también Venta ilegal: decomisaron casi 200 kilos de carne de vaca

Es así que se trasladó la carga hacia la sede de SENASA en la ciudad de Recreo y se dio intervención a los veterinarios quienes confirmaron que la carne, 6 medias res y 2154 kg de carne de cerdo en cortes varios, no era apta para el consumo.