Así quedan las calles luego de las cargas y descargas.

Vecinos de Boulevard San Diego al 1900, manifestaron su cansancio por el funcionamiento de una tripería que emana olores nauseabundos. Además, emite ruidos molestos las 24 horas del día, generando severos trastornos para los habitantes de la zona.

Los habitantes del barrio, descubrieron que arrojan cueros con sangre, entre otros residuos, al arroyo Saladillo. Registraron que tampoco cumplen con las normas de higiene mínimas. Por este motivo, dieron aviso al intendente de la ciudad, Alberto Ricci. También hicieron lo propio con el Senasa y la Secretaría de Salud y Medio Ambiente. 

Leer también: Villa Gobernador Galvez: se realizó la primer reunión de Coordinación en Seguridad

Los transportes relacionados con la empresa, realizan cargas y descargas a lo largo del día. No solo ocupan ambas calzadas haciendo imposible el tránsito, sino que también, en el proceso, dejan residuos de tripas sobre la vía pública. Las elevadas temperaturas del verano, hacen que el hedor alcance varias cuadras a la redonda.

Los vecinos declararon que según el Manual de Buenas Prácticas Ambientales de la Industria Cárnica, el proceso debe reducir las pérdidas de materiales residuales, en sus distintas formas. Esto a fines de no generar “externalidades negativas” en el funcionamiento empresarial.

En relación a esta normativa, la postal de la fábrica es “repugnante”, declararon los denunciantes. En el galpón se pueden observar los tarros de tripas abiertos y llenos de moscas y otros insectos. “Está a la vista que no hay ninguna clase de higiene dentro del establecimiento”, agregaron. Por último, hicieron alusión a lo peligroso que es para los trabajadores de la misma empresa, que pueden accidentarse o contraer enfermedades.

Finalmente, como ciudadanos de la zona solicitaron que “se realice las actuaciones pertinentes y establezca si es legal lo que esta empresa hace”.