La industria santafesina volvió a caer en 2019

    Unas 43 ramas industriales presentaron bajas de producción en relación al año anterior.

    La industria en Santa Fe registra una disminución de su producción durante tres de los últimos cuatro años. El nivel de actividad en la provincia acumuló en los doce meses del 2019 un retroceso de -6,5% en relación al año anterior. El actual nivel de actividad fabril se encuentra -13,5% por debajo del registrado en el año 2015.

    Estos datos se desprenden del informe anual del Instituto de Investigaciones Económicas de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe). Al finalizar 2019 un grupo mayoritario de 43 ramas industriales, sobre un total de 50 analizadas, presentó bajas de producción en relación al año anterior. El deterioro del nivel de actividad de 2019 se fundamentó en el magro desempeño de la industria automotriz (-32,7%), productos de metal (-9,6%), maquinaria y equipo (-21,7%), autopartes (-15,6%), lácteos (-7,9%), siderurgia (-15,5%), sustancias químicas (-4,6%), entre otras.

    La producción de vehículos automóviles en Santa Fe registró en 2019 una baja de -32,7% interanual. Este desempeño negativo de la industria automotriz en nuestra provincia estuvo en línea a lo observado a nivel nacional. Santa Fe generó en 2018 y 2019 prácticamente el 8% de la producción de automóviles a nivel país.

    A nivel nacional

    Según el último Estudio presentado por el Departamento de Estudios Económicos de ADIMRA este periodo presentó una disminución del 7,6% interanual y cerró el año con una caída de 7,5% en relación a 2018. La producción metalúrgica de Córdoba fue la más perjudicada y el empleo metalúrgico retornó a los niveles de 2007.

    El 41% de los empresarios indicó haber reducido su plantilla de personal. La producción metalúrgica continúa en rojo. En el segundo semestre de 2019 presentó una disminución del 7,6% interanual y cerró el año con una caída de 7,5% en relación a 2018.

    La producción metalúrgica de Córdoba fue la más perjudicada en el último semestre del año presentando una caída de 8,5% en términos interanuales. La provincia de Buenos Aires (incluyendo CABA) también experimentó un fuerte contracción del 8,1%. Teniendo en cuenta el Interior de la provincia, la caída fue del 5,0% interanual, mientras que en CABA y Gran Buenos Aires la producción disminuyó un 7,9%.