El proyecto de modificación de las jubilaciones de privilegio está generando problemas en el Poder Judicial. La iniciativa ya fue enviada al Congreso por el Poder Ejecutivo a través de la Cámara de Diputados. Comenzará a ser tratada el jueves en comisión, mientras que su tratamiento en el recinto está en veremos.

Leer también: El Gobierno no descarta la posibilidad de subir la edad jubilatoria

En el Gobierno nacional saben que la cuestión se ha vuelto muy sensible. Y los diferentes estamentos del Poder Judicial han mandado ya sus señales al Poder Ejecutivo. Hay tires y aflojes entre los involucrados y hasta tanteos de magistrados que ya amenazan con jubilarse y producir un vaciamiento en algunos juzgados.

Pero el presidente Fernández bajó la orden de avanzar sin cambios en la reforma de las jubilaciones de privilegio. Y que se debata y exponga los privilegios de un Poder Judicial que no paga Ganancias, entre otros beneficios. Esto, los mostraría lejanos al concepto de “solidaridad” que el jefe de Estado postula.

Propuesta

Según informa Clarín, circula -tanto en oficialismo como en oposición-, una idea de que se otorgue un plazo dos meses a los jueces que se quieran jubilar con el actual sistema. Y no quedar así a merced del método por venir que determina que los aportes adicionales pasarán del 11% al 18%, o sea, un 7% más. Y que ya no se jubilarán con el 82% móvil sino con el 82% del promedio de las últimas 120 remuneraciones actualizadas, esto es, de los últimos diez años.

Leer también: Comercio cambia paratarias por sumas fijas durante seis meses

La posibilidad de dar ese plazo permitiría que algunos magistrados (disconformes con los cambios en su status) pidan la jubilación. Lo que suena además como amenaza de un “vaciamiento” y poner en crisis a muchos juzgados.

Pero en el Gobierno ya saben que otros, han tanteado la variable de retirarse con el actual régimen y luego, una vez jubilado, poder volver a ejercer el cargo de juez sin cobrar por ello, pero sí recibiendo su pensión con el 82% móvil.