Las cifras crecen minuto a minuto, y con ellas, la desesperación. Ya son 636 los muertos y más de 31 mil los infectados. En uno de los cruceros que detectaron coronavirus, y que se encuentra en cuarentena, hallaron el primer latinoamericano diagnosticado. Un argentino.

Las malas noticias parecen no cesar, aunque, entre tantas pálidas, parece asomar un poco de luz en tanta oscuridad. Se trata de los más chicos. Aquellos menores a los 15 años parecen ser una rareza y una excepción a la hora del contagio.

La Comisión Nacional de Salud de China explicó, a comienzo de semana, que el 80% de las muertes registradas son de pacientes de 60 años de edad o mayores.

La media de edad de los pacientes infectados de este nuevo virus de la familia de coronavirus es de entre 49 y 56 años. Y, como detalla un informe con datos clínicos relevantes sobre esta epidemia, que fue publicado el miércoles en JAMA Networks, “los casos en niños son raros”. Hace algunos días se conoció el episodio de un bebé que fue diagnosticado con esta enfermedad apenas 30 horas después de nacer.

De esa manera, se convirtió en la persona más joven en contraerlo. Las dudas de los expertos radican en si fue transmitido por su madre previo a nacer, o después. Ella había dado positivo al virus antes de dar a luz. Más allá de eso, el bebé se encontraba en buenas condiciones.

“Lo que no se sabe ciertamente es si los chicos lo contraen y son asintomáticos, o si pasa desapercibido como una gripe o catarro. El coronavirus existe hace muchos años, pero ahora mutó hacia otra forma, con otro mecanismo de patogénesis distinto, es un virus que, per se, es respiratorio. Entonces, te puede provocar desde un cuadro alto hasta uno bajo de la vía aérea respiratoria”, explica a un medio de salud online la médica pediatra María Soledad Corizzo (MN 145286).

The Lancet publicó un caso de un chico de 10 años que viajó con su familia a Wuhan, la ciudad donde comenzó el brote, y cuando volvieron descubrieron que estaban infectados. Los adultos, que tienen entre 36 y 66 años, desarrollaron fiebre, dolor de garganta, diarrea y neumonía. Al ser analizados todos los miembros, descubrieron que el menor de edad también tenía signos de neumonía viral en los pulmones, pero no presentaba síntomas externos.

En este caso, fue fácil encuadrar el diagnóstico del pequeño porque se asoció al viaje. “Con los chicos, como uno está acostumbrado a que generalmente la vía respiratoria es la más afectada, es por eso que quizás sea difícil ubicar el caso de este germen si no es a través de la epidemiología, o sea, si vos no tenés el antecedente de que el paciente viajó hacia un lugar donde existe el brote de este virus, no lo vas a pensar como médico de guardia si es que lo tenés enfrente, porque te falta ese eslabón que es fundamental en este caso”, indica Corizzo.

“Es cierto que los niños pueden estar infectados asintomáticamente o tener una infección muy leve“, explicó la doctora Raina MacIntyre, epidemióloga de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sydney, Australia, profesional que viene estudiando la propagación del nuevo coronavirus, según detalla en su artículo The New York Times.

Leer también: Crimen de Villa Gesell: ¿Por qué liberaron a dos de los detenidos?

Esto que sucede con los chicos marca una similitud con los anteriores brotes de coronavirus, más precisamente el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS). Este último, desarrollado en Arabia Saudita en 2012 y en Corea del Sur en 2015, en conjunto, causaron más de 800 muertes. En esos casos, la mayoría de los chicos infectados no desarrollaron síntomas.

Durante la epidemia del SARS, en 2003, la mayoría de las muertes fueron de personas mayores de 45 años, en ese triste listado, no se encontraba el nombre de ningún chico. Y del gran número de infectados (ocho mil), solo pudieron identificar a 135 de ellos.

Que las víctimas fatales sean aquellos de mayor edad se asocia también a que conforme el avance de la edad, la inmunidad del cuerpo se va deteriorando. Y si al contagio de este nuevo virus se suman otro tipo de enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta, o diversas enfermedades cardíacas, el cóctel puede ser fatal y más difícil de contrarrestar. La Comisión Nacional de Salud de China explicó, a comienzo de semana, que el 80% de las muertes registradas son de pacientes de 60 años de edad o mayores.