Al momento, nadie reclamó el cuerpo desmembrado de una mujer que fue hallado en el arroyo Saladillo. “Tenemos un cuerpo que esta casi completo. Ya se realizaron radiografías, pericia odontológica y se pudieron tomar las huellas dactiloscópicas. Es factible que en las próximas horas se pueda realizar la consulta con el Renaper (Registro Nacional de las Personas) para establecer la identificación. Llama mucho la atención que nadie se haya acercado al Instituto Médico Legal (IML) a reclamar por él. Puede que la mujer no sea de Rosario o de la zona”, explicó Alicia Cadierno, directora del IML.

“Llama la atención que nadie se acercó al IML a reclamar por el cuerpo”

“El rostro estaba perfectamente conservado. Tenemos elementos suficientes para una identificación certera. Aparentemente el desmembramiento del cuerpo fue hecho post mórtem. Y se utilizó un elemento de corte plano que podría ser una amoladora”, indicó la especialista forense.

Leer también: Los restos de la mujer mutilada ya están en la morgue

“Ayer por la tarde (por el martes), gracias al trabajo de la forense María Susana Soplan, logró impresiones dactilares eficientes como para una identificación”, contó Cadierno. Esas muestras fueron remitidas al Renaper para buscar identificación de la mujer desmembrada. Las partes del cuerpo fueron fotografiadas, les realizaron radiografías y una pericial odontológica. Entre los arreglos tenia coronas acrílicas. “Llama la atención que nadie reclame por ella”, sentenció la directora del IML.

Una acción que no implica delitos

El descuartizamiento de un “cuerpo víctima de homicidio” provoca un profundo malestar social, pero jurídicamente trozar “un cuerpo muerto” no representa delito. Claramente si el desmebramiento es post mortem. Descuartizar un cadáver no es un agravante para un homicidio, aunque puede ser considerado al momento al definir el monto de la pena en un potencial juicio.