El Atlético Mineiro respondió de manera contundente ante estos hechos. En un comunicado en el que “lamenta y repudia” las acciones de la persona bajo el disfraz del ‘Galo Doido’, el club anuncia el despido del empleado.

En la previa de un partido se la vio a la mascota junto a una de las jugadoras del equipo femenino donde la hacía “defilar o dar vueltas” ante el público haciendo algunos gestos fuera de lugar.

Desde el club dijeron: “Pedimos desculpas à atleta, às demais jogadoras e a todas as torcedoras e torcedores pelo lamentável ato”.

“Nos disculpamos con nuestra atleta, con los otros jugadores y con todos los aficionados por el desafortunado acto”, concluyen.