Debido a que sufre desde hace algunos días un resfriado, el papa Francisco fue sometido a una prueba de coronavirus. El test, que se realizó en su residencia del Vaticano, dio negativo.

Días atrás, ya había cancelado varias actividades de su agenda por no encontrarse bien de salud. Anteayer, el mismo Francisco anunció durante el rezo del Ángelus que no participaría en los ejercicios espirituales de Cuaresma.

Leer también: Vuelven a suspender agenda del Papa por cuestiones de salud

El viernes y el sábado, el papa Francisco celebró la misa matutina en Santa Marta, pero canceló sus audiencias privadas previstas con participantes en un congreso en el Vaticano y miembros de los Legionarios de Cristo, entre otros.

Coronavirus en Italia

Las fuentes oficiales relatan que la enfermedad ya causó 52 muertos en el país europeo. Todos ellos ancianos con otras graves patologías, y los contagiados ascienden a 2.036.

Esta situación provocó que haya descendido considerablemente el turismo como se puede apreciar también en la Ciudad del Vaticano. Desaparecieron las colas para entrar en la basílica de San Pedro o en los Museos Vaticanos, con una reducción que ronda el 60%.