Las adicciones de Nazarena Vélez

La actriz se expresó sobre los peores años de su vida, cuando era adicta a las anfetaminas y casi se muere.

Si bien la toma de consciencia sobre la salud por sobre la estética es cada vez mayor, no fue así siempre. Pese a que este concepto hoy se comprende mucho más que antes por el despertar social, hay famosos como Nazarena Vélez que confesaron en más de una oportunidad el auto-maltrato para consigo mismos, a través de las adicciones.

En esta oportunidad, a pedido de sus seguidores, grabó un estremecedor relato sobre los peores años de su vida con las drogas.

Yo durante muchos años fui adicta a las anfetaminas; me odiaba y odiaba mi cuerpo. No saía que eran drogas tan fuertes, están comparadas con la cocaína... que mamurri , te podes cagar muriendo. Me podría haber muerto durante más de 10 años. No estuvo bueno, no la pasa bien, la pase con el orto“, comenzó la actriz en un relato impactante.

Me podría haber muerto durante más de 10 años. no la pasa bien, la pase con el orto

En línea con un descargo que prometía resonar en la toma de consciencia de sus seguidores, Naza continuó: “Todo esto no va para victimizarme pero soy una infeliz, una estúpida que no se quería como era” y se recordó en su cuerpo de adolescente: “Era grandota y muy culona; me decían que baje cuatro kilos al menos. Cuando arranqué con las publicidades a los 14 años, que era muy pendeja, empecé con mis trastornos. Sólo me guiaba por el triunfo y lo que me decían, yo quería quedar”.

Cuando fui a una de las publicidades me dijeron que estaba un poco gordita. Yo siempre fui muy alta, media un metro setenta y dos y pesaba 50 kilos y me decian ‘gordita‘. Bueno , claro, como haces con eso? sabiendo que sos una piba normal. Me decían que de un día para el otro tenia que bajar 4 kilos. Ponele que era de un miércoles al lunes que tenía que lograrlo. Me decían quedaste vos pero tenes que bajar sí o sí y yo cometí muchas torpezas, estupideces“, recordó indignada de sus inicios en el medio.

Nunca más pude ir al baño como una persona normal y eso me cagó para toda la vida.

Sobre el punto de “solo quería triunfar” se paró para explicar cuáles fueron las posteriores decisiones que tomó para lograr complacer a los directores y productores de los castings que la llamaban. “Tomé laxantes y diuréticos, cosa que me arruinó para siempre. Nunca más pude ir al baño como una persona normal y eso me cagó para toda la vidaAcostumbré a mi organismo a algo que no es natural a través de químicos. Y lo mismo por 10 años con las anfetaminas”.

En esa misma línea, tal como comentó en otras oportunidades, habló de cómo llegaron las anfetaminas a su vida y sus posteriores consecuencias. “Estaba laburando hace mucho en el medio y una amiga me dijo ‘ay que culo que tenés’; también por eso después me hice las tetas, porque quedaba descompensada. Parecía la mulatona. Y bueno en esa época una amiga me dijo ‘yo tengo unas pastillas que son geniales’ pero te dejan un poco seca la boca”, reveló y sumó muy enojada con sus recuerdos: “¿Solo seca la boca? chicos no saben lo que son esas pastillas. Si te seca la boca, la lengua, te saca el hambre, si tenés ganas de devolver, no son naturales. Lamento decirte que vayas a tirarlas al tacho de basura. Siempre fui consciente que eran malísimas, pero las seguía tomando y me llevo 10 años dejarlas porque me encantaban los resultados que daban“.

Luego de pasar varios minutos en los que Naza destapaba nuevamente un pasado que le duele en cada parte del cuerpo, la productora continuó dando detalles de los efectos que te dan pastillas del estilo que ella se tomó para ‘verse hermosa’. “Empezás a adelgazar porque te sentís re mal. Vomitas, no comés, etc. Yo en mi caso temblaba y la gente lo notaba y yo decía que eran los nervios, no quería decir que me estaba dando con altas pastillas. Si te está pasando esto es muy difícil cortarlo. Ojalá que viendo este video sepas que te podes morir y entonces vayas y te animes a tirar todo en un tacho”, lanzó y agregó firme: “Si no lo entendés, andá de a poquito. A mi me salvaron la vida mis viejos. Un día me pasé de pastillas, el corazón me latía muy fuerte, ya los tenía a Barbie y al Chino; yo tenía 35 años, y dije bueno listo me da un infarto. Llamé a mis viejos y le dije a mi mamá, que me atendió el teléfono, le dije que me mande una cagada y necesitaba su ayuda porque sentía que me moría“.

Un día me pasé de pastillas, el corazón me latía muy fuerte y sentía que me daba un infarto y me moría

“Cuando llegaron mis viejos se quedaron tres meses conmigo. Obviamente que tiraron todo, me llevaron a psiquiatras, etc. Me salvaron la vida, no fue fácil. Tendría que haber pasado mínimo por una internación de cuatro, cinco meses para desintoxicarme. Tiene las mismas reacciones que la cocaína. Flasheaba colores. Fue un proceso que encima en el medio me re contra mataban, porque empecé a engordar, como estas pastillas de mierda, te dan un efecto rebote“, confesó muy dolida, al rememorar de qué forma la acompañó la televisión y su ambiente laboral cuando estaba pasando en sus peores momentos.

Desde ese punto de su historia, detalló: “Yo estaba en una obra de teatro y me acuerdo que todos los días había un móvil en los que hablaban de cuanto había engordado yo, gracias, si es la televisión que tenemos, va teníamos, hoy no sé si es así. Conmigo han sido muy crueles igual, me han contado estrías como forma de humillación y como yo en ese momento era la bomba sexy, me querían hacer sentir la peor, sabiendo que yo había sido madre. Me contaban los pozos de celulitis“.

Leer también: Santiago del Estero: negaron la ILE a una nena de 12 años que fue violada

Ante tal cuadro, la madre de Barbie se animó a explicar porqué se dejaba empujar al abismo cuando ejercía cien por ciento la carrera actoral. “En ese momento dolía porque yo laburaba de eso y me importaba mucho el que dirán y tuve que hacer un doble esfuerzo para superarme. Caí cuando me estuve por morir, tuve un dios aparte, una alerta, llamálo como quieras. Pedí ayuda y conté todo y ahí me salvé”.

Tras abrirse a corazón abierto en un extenso y profundo video que cargó a su canal de Youtube, Nazarena le dio un consejo a todos aquellos que estuvieran pasando por lo mismo. “Si no te sale dejarlas, reducí la dosis de a poco, pero de todo se puede salir. Si me necesitan, estoy acá. Pidan ayuda. Las pastillas cuando las dejás de tomar te hinchan la cara, te generan efecto rebote y retenés líquidos, engordás.  Básicamente te aceleran el pulso, quemás muchas grasas en el momento y tu organismo va súper acelerado, no de forma natural. En mi caso fue la peor época de mi vida, pero me veía muy bien. Hay que trabajar esto, porque cuando entiendas que tu salud es lo más importante, te vas a dejar de preocupar por verte linda. Si se te para el corazón, te vas a ver bien, pero en el cajón y no está bueno. Si querés podés, salí de ahí”, afirmó muy directa.

Leer también: Donald Trump: “La incompetencia de China mató a cientos de miles de personas”

A modo de remate contó cuál fue el pensamiento que la frenó en seco luego de despertarse con el corazón súper acelerado al borde del infarto. “Lo hice porque dije en su momento ‘que desastre que soy si me muero tomando anfetaminas’ porque dejo a dos criaturas sin madre solo por verme bien, más flaca. No me cerraba esa ecuación. Te va a pesar mas la vida. De todo se puede salir, safar y volver a la normalidad. Aunque quedan secuelas”.

 

Fuente: Exitoina