Un sacerdote santafesino desde la zona más afectada por el COVID-19 en Brasil

Desde Manaos, la capital del estado brasileño Amazonas uno de los sitios más golpeados por la pandemia en el mundo, tomamos contacto desde CADENA OH! con Matías Luna, sacerdote santafesino que brindó un panorama de la situación.

El santafesino Matías Luna es sacerdote y se estableció desde hace ya unos años en el norte brasileño, más puntualmente en Manaos. Allí el COVID-19 azotó con más de 22.130 casos y cerca de 1.500 muertes, siendo que esta zona geográfica alberga el mayor número de indígenas en Brasil (168.700, según el último censo, de 2010).

El número de contagiados en las últimas 24 horas en el país sudamericano superó los 18.500 y con 310 mil casos ya confirmados se acerca a Rusia como la segunda nación con más contagiados del mundo, solo por detrás de Estados Unidos.

Para tranquilidad de su familia en la capital santafesina, Matías aseguró que su estado de salud es óptimo aunque, con las medidas de higiene y precaución correspondientes, debe salir a realizar actividades sacerdotales: “Más que nada transmitir la fe y la esperanza. Por la tarde, recibo una familia en mi comunidad y se los acompaña desde donde se puede.”

Leer también: Más de mil muertos por coronavirus en Brasil en las últimas 24 horas

Virgílio Neto, alcalde de Manaos, criticó la gestión de Bolsonaro por “falta de liderazgo” ante la pandemia, dijo que “la única preocupación del gobierno parece ser sólo con la economía” y acusó al mandatario de sacrificar vidas humanas en pos de sus intereses. Respecto a estas declaraciones y por vivir justamente desde adentro la problemática, Luna sostuvo: “Me duele la postura del presidente de Brasil. Entiendo que sin trabajo la economía se cae, pero el tema de la salud de la gente es preocupante”.

Junto con Pará y Acre, Manaos completa los tres estados que más aborígenes tienen en todo Brasil; por esto el eclesiástico explicó: “La pandemia nos golpeó a todos, aborígenes o no. El aislamiento es complicado. Mucha gente no toma conciencia, cansados de estar adentro y bajan los brazos. Aquí la gente trabaja al día, si no salis a pescar, no vendes pescado, no comés; es una cadena.”.

La tristeza que se refleja y siente a diario, al vivir en el norte de Brasil, lugar donde lamentablemente hoy se sitúa el mayor número de muertes por Coronavirus. Pero sintetizando y a modo de enseñanza que deja esta pandemia, Matías Luna rescató: “Valorar lo que teníamos porque como que lo pasábamos por alto. También colocar más la confianza en Dios y yo poder cumplir la misión y dar lo mejor que pueda, más allá de las limitaciones personales y sociales”, concluyó el sacerdote.

Escuchar también la nota completa