Desde el 6 de febrero, más de 165 personas se asentaron en terrenos ubicados al norte de la ciudad de Santa Fe. Más precisamente en la manzana formada por las calles Matheu y Azcuénaga, 9 de Julio y Facundo Zuviría

A pesar de la orden judicial emitida el 14 de febrero por el juez federal Francisco Miño, que ordenaba el desalojo de las familias, unas 35 decidieron quedarse. Y ahora las carpas se transformaron en viviendas precarias, aunque con elementos de construcción sólidos que reflejan una firme intención de habitar los terrenos.

Leer también: Tensión entre vecinos por usurpación de terrenos en el norte de la ciudad

Según indican algunos vecinos, los gendarmes que se encuentran “custodiando” el lugar, dejan que las personas descarguen los materiales sin intervenir.

A 15 días de la usurpación, las familias ya están avanzando en la construcción de sus viviendas en esos terrenos y no se cumple la orden del juez.