El arduo trabajo estuvo a cargo del CPN Néstor “Quique” Rubicondi, quien elaboró un informe preliminar para el ministro del área, y que en los próximos días llegará al despacho del Gobernador.

Las sorpresas encontradas fueron muchas, aquí alguna de ellas:

*El canal se construyó y equipó sin partidas determinadas en el presupuesto.

*No se cumple con la ley de creación.

*No se constituyó la Comisión Bicameral de seguimiento.

*Tampoco se creó el Consejo Consultivo integrado por representante de la sociedad y Cámaras ligadas a la actividad. Designación de un representante ante el directorio.
Falta la designación de un defensor público dentro de la Defensoría del Pueblo para canalizar reclamos y sugerencias.

*Hubo desmanejos administrativos que ameritarían algunas presentaciones judiciales.
Contratación de un sistema de fibra óptica que une la sede del Gobierno de Rosario con el estudio del canal en Recreo, pasando por el estudio de TV de calle Francia de Rosario.

*Alquiler del estudio de TV Rosario a cifras millonarias, cuando antes era alquilado por una señal regional al 5% lo facturado luego a la Provincia.

*Contratación de una empresa para entrenar vendedores y comercializar espacios de publicidad en la señal. Facturaba al canal casi 300 mil pesos por mes. En el 2019 solo vendió 100 mil pesos en publicidad en todo el año. Y espera que se lo renueven.

*Sueldos de empleados que ganan más que un ministro. Periodistas que cobran mucho más que un colega de Canal 3 o 13 de TV.

*Contratos mal confeccionados con productoras. En un caso, se le pagó un alto monto por la producción realizada. Luego los integrantes del staff, actores, camarógrafo y hasta la maquilladora, le iniciaron un juicio millonario.

*Desaparición de mochilas 4G adquiridas oportunamente y por las que hoy se pagan alquileres tremendamente onerosos.

Hay muchos temas más que tal vez se conozcan si el Gobierno decide llevarlos a la justicia.