El derrumbe de un sector de mesas y parrilleros del club Mitre el sábado pasado, producto de la bajante del río, encendió la alarma en el municipio. Y tomó intervención en el lugar y mira de cerca otras zonas donde se produjeron fenómenos similares en los últimos años.

La caída al agua de un 20 de por ciento del espacio para los socios del club derivó en la clausura preventiva del lugar, definida por el área técnica de la Dirección de Inspecciones. El mismo día se produjo un importante desmoronamiento en el paseo ribereño de Puerto Gaboto, en adyacencias del río Coronda. Donde se abrió una grieta de 150 metros de largo y 10 de profundidad.

Trabajos

Producto de estos hechos, Defensa Civil puso en marcha un relevamiento de la costa rosarina en sectores que tuvieron deslizamientos en años anteriores. La idea es observar si hay alguna señal de riesgo, que por el momento no ha aparecido. Tampoco hay denuncias en el 103 de episodios de ese este tipo en los espacios públicos a la vera del río Paraná.

“En general los desprendimientos se producen en ciclos de crecida, por la fuerza del agua y la erosión. La bajante también tiene una influencia sobre la costa, ya que la ausencia de la masa de agua quita la presión que ejerce y genera que dependiendo del tipo de suelo pueda ceder. En este caso estaba construido sobre arena”, explicó el subdirector Defensa Civil de Rosario, Gonzalo Ratner.

En la mira

De cuatro años a esta parte, en la zona de costa alta y costa central, se han producido algunos hundimientos y derrumbes. Por lo cual la verificación es más exhaustiva en esos puntos. Los episodios más importantes se produjeron en la zona de edificios de Puerto Norte, y en el paseo de Costa Alta.

En el parque de Colectividades no hubo derrumbes, pero han aparecido hundimientos menores cerca de la costa sin trascendencia mediática. Ese lugar también fue parte del chequeo.

Con información de LC