Hace mucho tiempo que los vecinos de la costanera santafesina, en particular del barrio 7 Jefes, perdieron la paz y la tranquilidad; esto debido al descontrol nocturno de los fines de semana y de jornadas puntuales como Navidad, Año Nuevo, feriados, entre otros.

Los excesos que se observan por parte de los jóvenes en las noches santafesinas son de todo tipo, un actuar sin límites de respeto y convivencia. Todo queda registrado a diario en las cámaras de seguridad de las casas y del barrio, pero poco pareciera importarle a la juventud y a las autoridades.

Los excesos que se observan por parte
de los jóvenes en las noches santafesinas
son de todo tipo.

José Luis del Sastre, vecino de la zona, declaró: “Ésto pasa todas las noches de los fines de semana y para fechas puntuales, como navidad, año nuevo, feriados o el día del amigo. A la mañana siguiente de cada día, es imposible caminar por el barrio, es más, abrís la puerta de tu casa y te encontrás con cualquier tipo de barbaridad, suciedad humana. Es una verdadera vergüenza, es repugnante y denigrante para los vecinos limpiar excrementos en las veredas, patios y frentes de viviendas”.

Calle Pedro Ferré al 700, a dos cuadras de la Costanera, se convirtió en el último tiempo en una de las zonas más calientes del barrio en noches de fiestas. El libertinaje es total: jóvenes drogándose con cocaína dentro de los autos, vendedores de droga en la esquina de Ferré y Grand Bourg, chicos y chicas utilizando de baño los jardines y puertas de ingreso de las viviendas y parejas teniendo sexo en la vía pública.