La Asociación Mercado Pichincha cuestionó las nueva ordenanza para habilitaciones.

El presidente de la Asociación Mercado Pichincha, Reinaldo Bacigalupo, expresó el rechazo al decreto que dictó la intendenta Mónica Fein. Que ordena que las habilitaciones y las renovaciones de los permisos de los comercios deberán someterse al análisis de una comisión del Ejecutivo. Y que el resultado de la evaluación tendrá carácter “vinculante” para la apertura del negocio.
“Literalmente nos parece una locura sumarle una traba más a alguien que quiere trabajar y generar trabajo. El problema es el control”, se quejó Bacigalupo.
La iniciativa alcanza a las nuevas habilitaciones y también a las ya otorgadas durante los años 2017, 2018 y 2019.
El empresario advirtió que “es muy difícil habilitar algo en Rosario”. Criticó que en el Concejo Municipal se debate desde el año pasado una norma “para ordenar esta cantidad de reglamentaciones”. Y enfatizó: “Son tantas que se superponen. Esta es una ciudad que se tiene que modernizar porque atrasa cien años, falta, sin ir más lejos, digitalizar los trámites”.
“Es una zona que está cada vez más linda, pujante, divertida y segura. En un montón de lugares de la ciudad que hay una casa y al lado hay un bar. El problema es la falta de control y la sufrimos tanto los vecinos como nosotros”, comentó Bacigalupo, en relación con el crecimiento del área comercial de Pichincha y las quejas que genera de los vecinos.
Asimismo, indicó que “con la mayoría de los vecinos es buena la relación, salvo algunos que andan festejando clausuras”, y explicó: “Al igual que los vecinos sufrimos la extorsión de los trapitos por eso es bienvenido que aumentaron los controles de tránsito, está más ordenado”.