Escondido y de madrugada. Así debió dejar Rosario Central tras un gran paso por el club Javier Pinola. Lo han acusado de “traidor” y han amenazado a su familia con pintadas en el colegio de sus hijos para impedir la salida del defensor a River. Ya pasó un buen tiempo de ese amargo momento y hoy el central se permite desarrollar que pasó, en un momento en que el “Canalla” no está bien del todo.

En el aire de Radio Mitre, el defensor aseveró: “Mi problema con Central es que yo nunca hablé porque tengo códigos, el club estaba en un momento de político previo a elecciones y yo no quería ser parte de las decisiones que fuera a tomar los votantes”, manifestó y dejó en claro que querían hacer “un uso político” de él, uno de los referentes del equipo. “Todo me lo como yo, no quiero herir a nadie, a Central le tengo un cariño enorme”, prosiguió.

Estas eran las pintadas que existieron en el colegio de los hijos del defensor.

También reveló sus sensaciones al volver al “Gigante de Arroyito”, pero con la camiseta de River: “Pese a que toda la gente me insultaba (en el último Central-River) para mí fue una alegría volver a Rosario, y miré a todos a la cara porque yo no le robé a nadie y cada uno sabe cómo fueron las cosas. Todo a la larga se pone en su lugar”, aseguró.

Pinola manifestó seguir la campaña de Central y, en ese sentido, fue muy crítico de la situación actual: “Para llegar a esta situación se hicieron las cosas muy mal. Cada día sale alguien diferente a hablar mal y la verdad que es feo”, remarcó.

“Tan equivocado no estaba en irme de Central, me fui en el momento justo cuando me prometían muchas cosas”, recordó y concluyó: “Me da pena el momento de Central”.

El defensor de River también habló de otro ex en su carrera, Racing, al que le tiró buena onda para consagrarse: “Me gustaría que Racing sea campeón por Lisandro, Donatti, Nery Domínguez y el Chacho Coudet que fue una persona que me marcó mucho”, aseveró y dijo que Lisandro López “está para ser convocado a la Selección”.

Sobre la Selección, justamente, Pinola manifestó que “la Selección no es una cuestión de edad, uno siempre está ilusionado” e hizo un diagnóstico de este momento del equipo albiceleste: “Que se vayan de un plumazo todos los grandes y solo jueguen jóvenes no es tan fácil. Si después te pegas un palazo para hacer un recambio tan rápido le echaran la culpa a esos jugadores jóvenes”.

Por supuesto, también se refirió a River y, claro, a la final ante Boca: “Jamás nos relajamos, el problema fue que las finales ante el eterno rival generaron un desgaste tremendo. No temí que le den el partido ganado a Boca, pero en un momento por las fichas que metía la prensa lo dude”, reconoció.

Y, como el Pity, Pinola reconoce que ve seguido las imágenes del 9 de diciembre en el Bernabéu: “Se me pone la piel de gallina al volver a ver imágenes de lo que conseguimos. Nunca termínanos de ser consciente de lo que se logró. Siempre se te vienen imágenes en la cabeza de esa final y ten llena de orgullo porque es histórico, al partido lo vi millones de veces”, reconoce el central “Millonario” hoy, sin Maidana, líder de la defensa.

Por último, habló de la lesión de Juanfer y de sus ganas de volver a cruzarse en algún torneo contra Boca. “Este grupo ya demostró que se puede sobreponer a las bajas y otra meta que nos tenemos que poner es reemplazar a Juanfer”, manifestó.

Sobre el Xeneize subrayó: “La Copa que les ganamos será irrepetible. Tengo ganas de volver a jugar una final contra Boca, uno siempre quiere ese tipo de desafíos”, cerró.