Eduardo Martín afirmó que “todos somos responsables de que en la ciudad haya 100 mil personas viviendo en asentamientos”.

Fue en la jornada de los festejos por el Día de la Virgen. “Hay más de cien mil personas en nuestra ciudad que viven en asentamientos irregulares. Y todos somos responsables de esa situación. Lo que más nos falta es equidad social y trabajo digno. Son dificultades muy grandes que presenta esta ciudad tan hermosa”, advirtió.

El arzobispo presidió la santa misa en la plaza de la Coronación, ubicada en Rioja y 1º de Mayo.

“Todos somos misión. En cualquier lugar, donde vivamos, donde nos toque. Hay que salir de la casa, del país y de la lengua para transmitir la palabra de Dios, porque todos los bautizados tenemos esa misión”, destacó.

Ante la cantidad de gente que vaga en el mundo sin saber su propósito, Martín deseó que “a nadie le falte la certeza de una verdad única y segura”.

“Dios ofrece horizontes fascinantes que dan sentido a la vida”, enfatizó para aquellos desanimados.

Tras la misa, el arzobispo remarcó que “hay una gran cantidad de gente que vino para honrar a la Virgen. Se nota la esperanza y el deseo de seguir a Jesús y de seguir trabajando por un mundo mejor. Por eso, miramos a la Virgen y buscamos la esperanza de que nos fortalezca para afrontar las dificultades del tiempo presente”.