El acto de Memoria Activa se realizó en Plaza Lavalle, con la participación de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Hubo fuertes críticas a los gobiernos de Menem y Macri, así como a las dirigencias de AMIA y DAIA.

Con duras críticas a los gobiernos de Carlos Menem y Mauricio Macri, así como a la dirigencia de AMIA y DAIA, Memoria Activa realizó un acto en Plaza Lavalle para conmemorar el atentado a la mutual judía, ocurrido hace 25 años. De cara al Palacio de Tribunales, la organización reclamó justicia por las 85 víctimas del ataque.

En el acto, que incluyó un repaso uno por uno de los rostros de los muertos en el ataque de 1994, hicieron uso de la palabra Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo; Taty Almeyda, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; la actriz Alejandra Darín, presidenta de la Asociación Argentina de Actores; Ezequiel Churba, quien perdió a su tía en la explosión; y el periodista Iván Schargrodsky. El cierre del acto estuvo a cargo de Diana Wassner, cuyo esposo Andrés Malamud falleció en el atentado. “Hace 25 años que estoy parada en el mismo lugar. Al igual que la causa AMIA, que hace 25 años está detenida en la misma foja”, dijo Wassner.

Desde el escenario, ubicado en el centro de la plaza, se escucharon severos cuestionamientos al Poder Judicial, que 25 años después aún no encontró a los culpables del ataque terrorista.

Ezequiel Churba, quien tenía tan solo doce años cuando perdió a su tía en el ataque, apuntó a las autoridades de la comunidad judía: “Espero que la dirigencia de AMIA y DAIA algún día venga a pedir perdón a esta plaza. Son la vergüenza de la comunidad. No sé cómo les da la cara para seguir hablando del atentado. Siguen levantando migajas de gobiernos de turno que compran su silencio con complicidad, con tan poco. Se nota que ustedes no perdieron a ningún familiar”.

Entre abrazos, lágrimas y aliento para persistir en la búsqueda de justicia, familiares, amigos y militantes siguieron en absoluto silencio y por momentos con aplausos, cada uno de los discursos. “¿Qué hicieron Galeano, sus secretarios, y los ex fiscales Mullen y Barbaccia durante once años? ¿Qué hicieron Nisman y su fiscalía con casi cincuenta personas durante diez años? ¿Por qué Nisman no avanzó en nada de nada? ¿Por qué Galeano armó una causa falsa para no encontrar a los verdaderos culpables? ¿Qué perseguía el gobierno de Menem al dejar el atentado en total impunidad? ¿Por qué la dirigencia comunitaria judía avaló y acompañó el encubrimiento? ¿Por qué este Gobierno ordenó a sus abogados que dejaran de trabajar para obtener justicia?”, son algunos de los interrogantes que planteó Schargrodsky. El periodista consideró, además, que lo ocurrido en la AMIA “es el síntoma de la quiebra de la infraestructura estatal argentina”.

En marzo de este año, el Tribunal Oral Federal 2 condenó por el encubrimiento del atentado al ex juez Juan José Galeano, al ex jefe de Inteligencia Hugo Anzorreguy y a su número dos, Carlos Anchezar, así como a los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia. En ese juicio, Carlos Menem y Jorge “El Fino” Palacios fueron absueltos. Diana Wassner destacó que los jueces Jorge Gorini, Néstor Guillermo Costabel y Karina Perilli hayan enmarcado esa sentencia en una “grave violación a los derechos humanos”.

Sin embargo, criticó a los magistrados por las absoluciones. “El TOF 2 podría haber dictado una sentencia ejemplar y no lo hizo. Perdió su oportunidad y no estuvo a la altura de las circunstancias. Como si necesitase quedar bien o salvar a algunos, negociar condenas y absoluciones con otros, ceder a presiones y terminar de una vez con el tema. Los jueces perdieron una oportunidad de hacer historia en la causa AMIA.

Parece que la historia la tendremos que seguir haciendo nosotros”, dijo. Wassner también criticó al ministro de Justicia, German Garavano, por haberles ordenado a los abogados del Estado desistir de la querella a los fiscales Mullen y Barbaccia, quienes fueron condenados por el tribunal a tan solo 2 años de prisión.

Taty Almeida señaló que el atentado “nos afectó a todos los argentinos” y no solo a la comunidad judía. “Señora Justicia, sáquese la venda de los ojos y proceda como corresponde”, reclamó.