Fue campeón del mundo en México ’86 y un símbolo de aquella selección de Bilardo.

Pero además dirigió a Atlético y a Ben Hur en la B Nacional.

Padecía una enfermedad que lo tenía postrado desde hacía tiempo.