“¡Fuerza Benja!”, “Metele garra”, “¡Vos podés!”, estos son sólo algunos de los mensajes que los chicos plasmaron en los dibujitos que les hicieron llegar a los papás de Benjamín para acompañarlos en este difícil momento.

No fueron los únicos. Un día antes los compañeritos de la categoría 2012 del club 7 de Setiembre se habían acercado hasta el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Fue para expresarles su apoyo. Y hasta la primera división del Club Atlético Central Córdoba, donde juega Agustín, el hermano de Benja, le dedicó el triunfo charrúa. Y posó con un cartel en el que expresaron: “Fuerza familia Biñale. Estamos con ustedes”.

Los gestos de acompañamiento son muchísimos para esta familia rosarina de la zona oeste que desde el sábado está atravesando esta delicada situación.

“No se desmayó por estar mal comido, era una bala”, dijo el papá de Benjamín

Mientras tanto, la investigación que busca esclarecer qué fue lo que sucedió para que el pequeño Benjamín terminara con un disparo en la cabeza no tiene aún ninguna pista firme.

La Policía de Investigaciones (PDI) tomó testimonios en el lugar, pero no hay pistas certeras que permitan identificar a quien el sábado por la tarde disparó el proyectil que terminó hiriendo en la cabeza a Benjamín.

Es más, las fuentes del Ministerio de Seguridad consultadas por este diario indicaron que ese día no se registró ningún llamado al 911 alertando por disparos en la zona de Garzón y bulevar Seguí, donde está la cancha del club Pablo VI en la que Benjamín se disponía a jugar un partido.