El primero será el 13 de octubre en Santa Fe y el segundo, el 20,  en la Ciudad de Buenos Aires. Así lo confirmó la Dirección Nacional Electoral (DINE). 

 

 

De acuerdo a la ley 27.327 se establece la “obligatoriedad de debates preelectorales públicos entre candidatos a presidente, con la finalidad de dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas de los partidos, frentes o agrupaciones políticas”. La normativa comprende a “todos los candidatos cuyas agrupaciones superen el piso de votos establecido para las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) reguladas por la ley 26.571”. Esto es, el 1,5% de los sufragios.

A su vez, los postulantes que no cumplan con esa obligación “serán sancionados con el no otorgamiento de espacios de publicidad audiovisual”. Que sostiene la ley que “se repartirán de manera equitativa entre el resto de los candidatos participantes”.

En esta oportunidad, y de acuerdo a la ley sancionada en diciembre de 2016, la puesta en marcha del debate correrá por cuenta de la CNE y no de la ONG “Argentina Debate”, que organizó la actividad de 2015. La CNE “con asesoramiento de organizaciones del ámbito académico y de la sociedad civil, convocará a los candidatos o representantes de las organizaciones políticas participantes a una audiencia destinada a acordar el reglamento de realización de los debates, los moderadores de los mismos y los temas a abordar en cada uno de ellos”.

Participantes del debate

Los candidatos obligados a participar del debate son el presidente Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), Alberto Fernández (Frente de Todos), Roberto Lavagna (Consenso Federal), Nicolás Del Caño (Frente de Izquierda-Unidad), Juan José Gómez Centurión (Frente Nos) y José Luis Espert (Frente Despertar).

En caso de que haya balotaje, la ley establece que “se realizará un debate adicional, con los candidatos que accedan a la elección definitoria. El que tendrá lugar dentro de los diez días anteriores a la fecha de la elección”.