En la universidad japonesa de Hiroshima, un grupo de investigación desarrolló un método químico reversible que permitiría de forma sencilla, que los padres decidan si quieren concebir un niño o una niña.

La investigación publicada por la revista PLOS Biology explica que crearon un compuesto con el que podrían separar los espermatozoides que darían lugar a una niña de aquellos que favorecerían la concepción de un varón. Los espermatozoides son los que dictan el sexo de los hijos, y este invento puede ralentizar los que portan el cromosoma X (niñas) y dar ventaja a los que portan el cromosoma Y (niños).

Masayuki Shimada es el autor de este polémico método y explicó que utilizaron esta técnica con esperma de ratón y descubrieron que los “nadadores” más rápidos llevaron al nacimiento del 90 por ciento de cachorros machos. Al utilizar los “lentos”, las crías fueron en un 81% hembras.

Sobre el posible uso de esta investigación, el autor argumentó: “En las granjas de la industria láctea, el valor de las reses hembras es mucho mayor que el de los machos, debido a que las primeras son las únicas que producen leche”.

La controversia

Los investigadores creen que, al igual que lo ocurrido en mamíferos, esta técnica podría tener éxito también en humanos por lo que abriría las puertas a una posible comercialización de productos de uso doméstico que incluyan este compuesto químico. En preparados como geles o espumas de uso vaginal, plantean que se usaría cómodamente antes de las relaciones sexuales, alterando selectivamente la velocidad de los espermatozoides X, de manera que quedaran rezagados y dieran ventaja a los Y. Sin médicos ni técnicas invasivas.

La naturaleza, por sí sola, favorece un perfecto equilibrio de sexos. En la mayoría de los mamíferos, nacen casi tantas hembras como machos porque la mitad del esperma del eyaculado contiene el cromosoma Y o el cromosoma X. Una utilización a gran escala podría quebrar este equilibrio. En China y en la India ya se comprobó con el aborto selectivo de niñas cómo se puede alterar esta proporción armónica.