La concejal santafesina Luciana Ceresola (Cambiemos) habló sobre la presentación de un proyecto de protocolo que ayude a mujeres embarazadas y al niño por nacer.


Redacción Sin Mordaza

El Concejo Municipal sancionó esta semana una comunicación elevada al municipio para que gestione ante la cartera de salud pública provincial la elaboración de un protocolo integral de actuación en la contención de la mujer embarazada que se encuentre en una situación de vulnerabilidad.

“Este es un proyecto que tiende a que la provincia cree un protocolo no solamente en su estado de vulnerabilidad como es el embarazo, sino también en el niño por nacer.  Es de público conocimiento, que la provincia ha instalado en nosocomios o centros de salud que cuando llega una mujer o niña con un estado de vulnerabilidad, se le ofrece la interrupción del embarazo”, manifestó la concejal.

“Nosotros afirmamos que se vulneran los derechos del niño por nacer, por ello pedimos que se cree este protocolo y cómo respaldar a esa mujer para que pueda llevar adelante ese embarazo y no buscar como solución primaria la interrupción del embarazo“, dijo Ceresola al aire por Cadena Oh!


Te puede interesar Marcha en Santa Fe en defensa de las dos vidas

“Solicitamos al Ejecutivo para que pida a provincia un protocolo donde se defienda y se enfoque en la mujer, para contenerla y pueda llevar adelante su embarazo”, dijo la concejal.

“Sin discusión alguna, es obligación del Estado en todos sus estratos, ser garante del cumplimiento igualitario de los derechos de todos los ciudadanos, requiriendo mayor atención los sectores más vulnerables de nuestra sociedad: niños en estado de desamparo, mujeres embarazadas en situación de conflicto con su embarazo, adultos mayores y discapacitados”, explicó la concejala Luciana Ceresola, autora de la iniciativa.

“Los cambios que la sociedad está experimentando, volcando la mirada de la atención pública hacia la mujer, donde la lucha por nuestros derechos y la conquista de los espacios que tanto nos ha costado ganar, deben ir de la mano con la empatía hacia las mujeres que sufren diferentes situaciones que deben ser resguardadas por el Estado, más aún cuando aquellas se encuentran cursando un embarazo en condiciones vulnerables”, dijo Ceresola.

Protocolo de actuación

Según reseñó Ceresola el Ministerio de Salud debería “ implementar un Sistema de Protección Integral de los Derechos de la Mujer Embarazada y de los Niños y Niñas por nacer, que estará conformado además por aquellos organismos oficiales, entidades y asociaciones intermedias, con estos fines, en todas las etapas del embarazo y del alumbramiento, debiendo establecer un Centro de atención a la mujer embarazada en estado de vulnerabilidad y un Protocolo de Actuación para aquellos casos en que estén en riesgo, que se garantice la confidencialidad, orientación en cuestiones médicas y de salud, contención psicológica de la mujer embarazada y su grupo familiar, y asesoramiento jurídico legal gratuito”.