Al estar cerca de un gato, las personas alérgicas pueden tener distintos síntomas: sus ojos se llenan de lágrimas, se rascan, su nariz cosquillea o estornudan. Buenas noticias: pronto estaría disponible una vacuna, Hypocat, capaz de suprimir la reacción alérgica. Y para que todavía sea “mejor” para los humanos, la inyección la recibirán los felinos.

Las alergias a los gatos son causadas por una proteína llamada Fel-d1, presente en la piel y el pelaje del animal. La sustancia se adhiere a la caspa de la mascota, en forma de pequeñas partículas de piel seca que se propagan fácilmente en el medio ambiente, como las superficies de las camas o los sofás.

En las alergias a los gatos, la penetración de esta proteína en las vías respiratorias actúa como un agente alergénico que provoca la liberación de una gran cantidad de histamina.

La vacuna Hypocat, probada en 54 gatos, tiene el efecto de reducir la cantidad de proteína Fel-d1. Aquellos que recibieron la vacuna produjeron anticuerpos que destruyeron esta proteína.

Los científicos del Hospital Universitario de Zúrich (Suiza), autores de este descubrimiento, apuestan a comercializar la vacuna dentro de tres años. Aseguran que facilitará la vida de los dueños de gatos al mantenerlos a salvo de enfermedades crónicas como el asma. Para los animales, esto limitará los casos de abandono, demasiado frecuentes.