Una nueva forma de inmunoterapia que usa las propias células de los pacientes para tratar ciertos tipos de cáncer, puede ser una opción para otra afección potencialmente mortal. Según los investigadores de la Universidad de Pensilvania, la terapia con una células llamadas “CAR-T” puede ser aplicadas también a los problemas del corazón.

Según lo publicado en la revista Nature, los científicos usaron células del sistema inmunológico modificadas genéticamente para atacar el desarrollo de la “fibrosis cardíaca”. Esto es el proceso de cicatrización que provoca rigidez y disminución de la función del corazón.

El equipo encontró que se redujo de manera significativa la fibrosis en una prueba en ratones. Además se restablecieron las funciones cardiológicas con enfermedades causadas por la presión arterial alta.

“La capacidad de aprovechar las propias células de los pacientes para combatir el cáncer fue uno de los avances de investigación más prometedores de la última década, y estamos entusiasmados de encontrar formas de aprovechar este mismo tipo de tecnología para abordar otras enfermedades comunes”, contó el autor Jonathan A. Epstein, vicedecano ejecutivo, director científico y profesor de investigación cardiovascular William Wikoff Smith.

“Si bien se necesita mucha más investigación antes de poder introducir este enfoque en el entorno clínico, esto marca un importante paso adelante en nuestros esfuerzos para tratar, y potencialmente revertir, una afección que acelera la progresión de la insuficiencia cardíaca”, añade.

Fibrosis cardíaca

La enfermedad cardíaca es una de las principales causas de muerte a nivel global, y la fibrosis cardíaca excesiva es un factor importante en la progresión de muchas formas de enfermedad cardíaca.

Hasta ahora no existían terapias que se dirijan directamente a la fibrosis, y muy pocas intervenciones demostraron la capacidad de mejorar la función cardíaca. Es acá donde radica la importancia del actual anuncio norteamericano. Los investigadores señalan que se necesitan estudios adicionales para confirmar los hallazgos.