En controles antes del ingreso, la GUM secuestró gran cantidad de botellas de alcohol.

Los estudiantes de 4º año festejan hoy el tramo final de la escuela secundaria. La previa comenzó anoche en casas de familia, salones y clubes. Siguió a la madrugada con festejos ruidosos por las calles de la ciudad y continúa en el Monumento a la Bandera. Donde la celebración continuará hasta el mediodía.

Un amplio operativo de control se montó para garantizar la seguridad de los jóvenes que participan de los festejos y los vecinos. Personal policial acompañó a los manifestantes. Y la Guardia Urbana Municipal (GUM) realizó controles. En los mismos, secuestró gran cantidad de bebidas alcohólicas que estaban en poder de los estudiantes.

Desde la madrugada los jóvenes se volcaron a la calle con toda su energía para lo que llaman “el banderazo”. Donde no pararon de cantar, saltar, y celebrar el paso a 5º, el último año del ciclo escolar secundario. Para eso se pintaron, disfrazaron, utilizaron elementos para hacer ruido aunque también pirotecnia.

 

El subdirector de la GUM, Maximiliano Pagliarecci, resumió que el trabajo se inició “con las reuniones de la previa que se hacían en casa de familia. Y luego durante la madrugada ya estábamos en Oroño, en zona norte, en las peatonales, en las puertas de los colegios y ahora al Monumento”.

Controles

“Estamos haciendo los controles para que no haya lastimados, que sea una fiesta, sacar lo que sea alcohol y pirotecnia”, agregó. Mientras en las camionetas y autos de la Municipalidad se veían repletas de botellas y latas.

Pagliarecci destacó que hicieron hincapié en durante la noche “en los salones, en algún club, donde trabajamos con intimaciones previas porque si bien está permitido el evento, lo que está prohibido es el alcohol porque son menores”.

“La idea es que puedan pasarla bien pero sin alcohol, secuestramos botellas y pirotecnia”, cerró mientras los jóvenes ingresaban en grupos a la explanada del Monumento.