Emprendedores novatos utilizan indemnizaciones para invertir, pero no pueden sostener. El número, que puede tener pequeños altibajos, representa el 10 por ciento de los 4.000 ubicados entre Pellegrini, Oroño y el río.

 

El 10 por ciento de los 4.000 locales comerciales ubicados en el área central de la ciudad está cerrado y aguarda el gesto de coraje de algún emprendedor que decida montar un negocio en tiempos de crisis. Según un relevamiento de la Asociación Casco Histórico, se mantienen en 400 desde principios de año los comercios con la persiana baja en la zona comprendida por avenida Pellegrini, Oroño y el río.

“Se sostiene con algunos altibajos, hay meses con menos ocupación y otros con más, dependiendo de la temporada de renovación de alquileres”, sostiene Fabio Acosta, presidente de la entidad que realizó el informe. “Es muy dinámico, cierran y abren todo el tiempo. Vemos que hay mucha gente que agarra un retiro voluntario o una indemnización, abre un comercio y a los 5 meses cierra”, lamentó.

Es que muchos comercios cerrados son ocupados rápidamente, sobre todo los ubicados en buenos lugares de circulación. Si bien a veces lo hacen empresarios apalancados, hay mucha presencia de emprendedores novatos que duran poco por las dificultades de manejar algo nuevo en situación de crisis y sin tiempo de contar con la curva de aprendizaje necesaria. Los empresarios más experimentados y con mayor espalda, especialmente dueños de cadenas, son los que más resto tienen para capear la crisis. Por fuera de la zona de peatonales, que es la más cara, alquilar un local puede variar entre los 50 mil y 80 pesos por mes.

“Nadie invierte donde es inseguro, oscuro y con señales de estar en una zona claramente abandonada”

Hay zonas sin atractivo también, por lo que los locales comerciales están meses y hasta años sin alquilarse. El titular de la Galería del Paseo lo atribuye a “los precios de alquileres, la dejadez de sus propietarios, y el cambio de zonas que se van poniendo de moda por inversiones del Estado. Nadie invierte donde es inseguro, oscuro y con señales de estar en una zona claramente abandonada”, apuntó en referencia a las adyacencias de las plazas Montenegro y 25 de Mayo.

En ese sentido, el miembro de los consorcios de las galerías comerciales céntricas marcó la importancia de que se culmine el Programa de Revitalización del Casco Histórico: “Se cumplió apenas una fracción de lo prometido y derivó en que algunas zonas cayeran en el desinterés de los inversionistas. El futuro no es para nada alentador si continúan estas políticas de poner el ojo oficial en zonas lejanas al casco histórico, que debería ser nuestra vidriera como rosarinos, en vez de nuestro patio trasero”, se quejó el referente.

Galerías

En las galerías es donde se ven los casos más espectrales, con algunas trabajando casi con normalidad, pero con otras que muestran un clima inhóspito e inmóvil. En el microcentro hay 20, de las cuales 8 pertenecen al complejo de galerías comerciales céntricas: la del Paseo, Libertad, Rosario, La Favorita, Calle Angosta, César, Paseo Peatonal y Pasaje Pam, que según Acosta dentro de todo tienen actividad. Entre estas últimas hay más de 500 locales. Pero existen algunas que están prácticamente vacías.

“El problema de algunas galerías es de promoción, más allá de lo inmobiliario. Las galerías se mueven cuando el administrador se ocupa de gerenciarla, de moverla, hacer actividades, buscar inquilinos. Las que se mueven con inmobiliaria a distancia están muertas”, analiza el titular de Casco Histórico. El valor de los alquileres oscila entre los 10 mil y los 25 mil pesos. Ya sea por contexto o por negligencia, lo cierto es que las galerías vacías componen una verdadera postal de época.