El opositor Carlos Mesa convocó a una marcha. Los resultados estarían recién en una semana. Los números apuntaban que iba a haber un balotaje.

Este domingo se desarrollaron las elecciones presidenciales en Bolivia pero con el 83,76% de las mesas escrutadas el Tribunal Electoral suspendió el escrutinio provisorio. Todo parecía apuntar a un balotaje entre el candidato oficialista, Evo Morales, y el opositor, Carlos Mesa.

La decisión generó malestar tanto en la ciudadanía como en organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), que instó a través de Twitter a que el proceso de publicación de los datos “se lleve a cabo con agilidad y transparencia”.

En esta misma línea, Mesa también hizo uso de la red social para convocar una marcha con el objetivo de impedir que “se manipule un resultado que obviamente nos lleva a segunda vuelta”. Además, acusó directamente al Gobierno de haber dado la orden de interrumpir “arbitrariamente” la el recuento provisorio de votos.

Te puede interesar


Cerraron los centros de votación en Bolivia