El PJ intentará introducir cambios. Si no lo logra, pedirá al resto de la oposición no tratarlo y diferirlo para después de la asunción de Perotti.

 


El presupuesto 2020 elaborado por la administración de Miguel Lifschitz, que el jueves pasado obtuvo una polémica media sanción en el Senado santafesino, ingresará hoy la Cámara baja.

En ese marco, el peronismo jugará sus últimas fichas: introducir modificaciones “sustanciales” al proyecto. Y, en caso de no lograrlo, pedir al resto de la oposición que no acompañe y diferirlo para después del 11 de diciembre próximo —cambio de mando en la provincia—. Esto con el objetivo de presentar otro cálculo de gastos en sintonía con las pretensiones del mandatario electo, Omar Perotti.

Leer más: El presupuesto 2020 ingresa mañana a la Cámara de Diputados

El cuerpo, en tanto, también fue convocado para el jueves y el viernes. Es que el oficialismo quiere convertir en ley antes del fin del período de sesiones ordinarias. Una iniciativa que, en los hechos, aceleró el desgaste de la transición santafesina.

Modificaciones

“Intentaremos introducir modificaciones sustanciales (de conseguir un guiño, la iniciativa volverá a la Cámara alta) para obtener un presupuesto acorde a nuestras expectativas. De lo contrario, pediremos el no tratamiento del proyecto y su diferimiento. Esto para poder ingresar, a partir del 11 de diciembre, una propuesta alternativa que permita sanear algunas de las dificultades políticas y económicas generadas por el actual mensaje”, señaló a La Capital el diputado provincial Leandro Busatto, integrante de la comisión de transición creada por Perotti.

Bloques

El peronismo tiene once diputados y el Frente Progresista (FPCyS) posee 26 bancas, que le permiten imponerse por mayoría simple, de haber quórum. Aunque Alicia Gutiérrez (SI) y Verónica Benas (Pares) no acompañarían el proyecto. A su vez, el interbloque Igualdad (Rubén Giustiniani, Silvia Augsburger, Carlos Del Frade y Mercedes Meier) también rechaza el presupuesto.

El rol de Juntos por el Cambio será crucial para el oficialismo: totaliza nueve diputados y mantendrá en suspenso su definición hasta que esté garantizado el quórum. También falta conocer las posiciones del radical Alejandro Boscarol, alineado con el macrismo, y de Ariel Bermúdez (Creo, fuerza que lidera el intendente electo de Rosario, Pablo Javkin). A su vez, el socialista Antonio Bonfatti, presidente del cuerpo, sólo vota en caso de empate.

“Queremos encontrar algún tipo de acuerdo para avanzar con el presupuesto. El gobernador entrante tendrá facultades para poder modificarlo. Se ha perdido una buena oportunidad de diálogo en los últimos seis meses”, afirmó Bonfatti, en declaraciones a Radio Eme (Santa Fe), quien de paso confirmó su continuidad en la política y desestimó que el presidente electo, Alberto Fernández, le haya ofrecido ocupar una embajada.