El equipo del gobernador electo comunicó que hará un acto público en la explanada de la Casa Gris, “con o sin” el mandatario saliente. En cambio, el socialista propuso que el acto se haga en la Legislatura.

 


Perotti y el gobernador Miguel Lifschitz llevaron al extremo la discusión por el protocolo del traspaso de los atributos de mandos. Lo que no se esperaba —y, como una paradoja redonda, encima en el mismo día en que macristas y peronistas se pusieron de acuerdo en tan “crucial” cuestión— socialistas y perottistas en la provincia de Santa Fe salieron a pregonar sus diferencias sobre el mismo asunto.

Posturas 

“El acto de traspaso y jura de ministros se hace en la explanada de Casa de Gobierno en un acto público como hizo el ex gobernador Antonio Bonfatti cuando asumió. Será a las 19, con o sin Lifschitz”. Así comunicaron a hora temprana desde las huestes del gobernador entrante. Es más se avisó que durante “la mañana de hoy (por ayer)” se distribuirán la invitaciones formales.

Leer más: Duro comunicado del equipo de Perotti respecto al traspaso de mandos

Enterada de la decisión de los peronistas, la Casa Gris puso en marcha una contraofensiva para evitar dejar a Lifschitz en un papel que sería parangonable con el de Cristina en el 2015 que él había criticado. Operadores partidarios salieron prestos a las redes sociales a viralizar que el ministro de Gobierno, Pablo Farias, ofrecería por escrito a Perotti alternativas varias para el acto.

Alternativas

El socialismo busca, y con razón, evitar exponer al gobernador Lifschitz a cualquier improperio desde el público. Que será eminentemente de peronistas eufóricos por volver al poder después de 12 años. Una silbatina leve bastaría como señal política para las crónicas dijeran que el último gobernador socialista se va repudiado. Desde el gobierno buscan evitar el mal trago a Lifschitz, señala La Capital.

Por tal razón la nota que Farias envío, efectivamente en horas del mediodía a la gente de Perotti y a los medios de prensa, es clara en tal sentido al ofrecer alternativas menos aceptar el acto institucional en la explanada de la Casa Gris al que, para despejar dudas, califica de acto partidario.